La CELO cumplió 80 años: “intentamos aprender y mejorar para poder seguir avanzando”

Hace 8 décadas se fundó la Cooperativa de Luz y Fuerza Motriz e Industrias Anexas de Oberá, cuya Asamblea constitutiva se realizó el 22 de junio de 1941. Con el gran objetivo de esta entidad recientemente creada era: “Producir corriente eléctrica para uso exclusivo de los asociados, garantizando a la vez la provisión de materiales eléctricos para las instalaciones internas, el trasporte de la energía eléctrica producida y las necesarias extensiones de redes eléctricas dentro y fuera de Oberá”, que luego de unos años pasaría a denominarse simplemente Cooperativa Eléctrica Ltda. Oberá, tal y como se la conoce actualmente. Hoy, además de producir energía eléctrica, también se brindan servicios importantes como el agua potable, saneamiento, telefonía, sepelio, gas envasado y TV HD.
En un sencillo, pero emotivo acto, los integrantes del Consejo de Administración, presidido por el Sr. Pedro Andersson, se reunieron para recordar esta fecha tan especial. El Presidente realizó una breve reseña, con la historia de cada uno de los servicios, destacando el crecimiento que se ha logrado alcanzar en estas ocho décadas.
“La oportunidad que hoy nos convoca nos remite inexorablemente a recordar a cientos de personas que han pasado por esta cooperativa, desde distintos Presidentes, Vicepresidentes, Consejeros, Síndicos, y trabajadores que, con esfuerzo dejaron huella en esta cooperativa, haciendo que la grandeza de esta entidad, con ocho décadas de vida, continúe en la actualidad”, recordaron los Consejeros, quienes además destacaron la importancia que tuvo y tiene el cooperativismo y el impacto positivo que genera en la vida de todos los ciudadanos de Oberá y otros municipios de la vasta área de concesión.
“Desde sus inicios, la cooperativa ha estado y está permanentemente acompañando el crecimiento de la ciudad, respondiendo a las necesidades de los socios, con la ampliación permanente de los servicios”, sostuvo, Fabián Doretto. “Este camino no estuvo exento de tropiezos, que se constituyeron en experiencias, a través de las cuales intentamos aprender y mejorar para que podamos seguir avanzando en beneficio de la comunidad”, concluyó el Consejero.