Fischer sobre su candidatura a Defensora del Pueblo: “Digamos basta de corrupción y de utilizar al ciudadano como objeto económico”

La docente de Ciencias Políticas, Sirley Fischer, es candidata a Defensora del Pueblo por el partido Libertad, dignidad y bien común. 

Fischer tiene 31 años y compite con otros 26 candidatos para ocupar el cargo que tiene a la actual titular del organismo, la renovadora Patricia Nittmann. 

“Lo que me llevo a lanzarme como candidata es que hace mucho tiempo veo falencia por parte del ejecutivo municipal y sobre todo el reclamo de los vecinos que no son escuchados y que son solamente tomados como objeto en tiempo de elecciones”, explicó.

Y agregó que “más aún la falta de compromiso de estos a con el pueblo. Porque es hermoso ver y leer propuestas pero no se ven puestas las mismas en acciones. Sabés lo que más me decepcionó, que el defensor del pueblo no busca defender los ideales de su pueblo ante el intendente y que sí apoya todas sus posturas”, señaló.

Analizó además que “no hubo mejoras alguna en arreglos de calles. Tengo vecinos que vienen años exigiendo que se realicen mejoras; que nunca hubo un alto a la suba del boleto dónde sabemos que cualquier incremento que haya modifica el ingreso del obereño ya que los sueldos están por debajo del índice de la canasta básica”.

“Muchos me dirán que soy joven para estar al frente, pero créeme que he caminado barrios, colaborando con muchos vecino en sus problemáticas con propios recursos, pero sabés que yo soy de esas personas que si hago el bien a otra no me gusta publicarlo porque lo que se otorga se lo hace de corazón”, manifestó.

“Mamá siempre me enseña que con el diálogo y respeto puedo llegar a cumplir muchos de mis objetivos y uno de ellos es hacerme responsable de ser la voz de los ciudadanos Obereños frente a quien pretende callar su voz con un clientelismo y con un conformismo”, puntualizó.

 
Sirley Viviana Fischer es profesora en ciencias políticas y técnica superior en ciencias políticas y administración gubernamental. 
 
“Toda mi vida la hice y sigo haciendo acá en mi querido pueblo obereño. Estoy agradecida a Dios porque siempre quise estar en este espacio para tener la oportunidad de ser la voz del pueblo, ya que recorrí muchos barrios viendo sus necesidades y que estos nunca fueron escuchados.
No soy partidaria del clientelismo político ya que sé que hoy día muchos piensan opacar esas faltas con alguna asistencia en solo tiempo de política. Yo quiero ser defensora del pueblo porque siento que puedo defender ante cualquier necesidad a los vecinos Obereños y que éstas no queden en palabras sino que estás se lleven acabo con acciones”, expresó.
 
“Digamos basta al Gobierno, basta de corrupción y de utilizar al ciudadano como objeto económicos”, finalizó.