Según una encuesta, Juntos por el Cambio ganaría las elecciones nacionales este año

Una nueva encuesta electoral muestra un escenario abierto para las legislativas 2021, ahora con fecha postergada. A cuatro meses de las PASO y cinco de los comicios nacionales generales, Juntos por el Cambio aparece con una leve ventaja a nivel país sobre el Frente de Todos y los liberales de José Luis Espert, en un expectante tercer lugar.

El trabajo es de Taquion, una de las consultoras que mide para el mundo de la política hace varios años. El último relevamiento de la firma se hizo en abril, con 2.584 casos y un margen de error de +/- 2%.

Intención de voto general y por referentes
El primer cuadro electoral de Taquion hace eje en los principales referentes de cada espacio. Y allí “H.R.Larreta, M.Macri, M.E.Vidal, P.Bullrich, M.Lousteau, D.Santilli, M.A.Pichetto” terminan punteando con el 31%.

Segundos aparecen los representantes del oficialismo “A.Fernández, C.Fernández, A.Kicillof, S.Massa, M.Kirchner”, con 28,2%. Una diferencia de 2,8 puntos, estadísticamente un empate técnico.

Los números de este sondeo coinciden sobre todo con el piso que estaría alcanzando el Frente de Todos, en torno a los 30 puntos, después de haber ganado la presidencial con 48. De todos modos, remarcan los analistas, en las legislativas intermedias suele haber una dispersión del voto por una mayor oferta y porque no se trata de cargos ejecutivos. Por eso, a nivel nacional, se puede ganar con un 40% o incluso menos.

Taquion fue la primera consultora en dar arriba a Juntos por el Cambio de cara a las elecciones de este año. Ya lo hizo un sondeo de septiembre, cuando le otorgaba 30,7% de intención de voto, contra 28,9% del oficialismo. Es decir, los números estarían estabilizados.

El que bajó un poco fue Espert, que tenía casi 13 puntos en aquel testeo del 2020 y ahora bajó a menos de 10. Sigue siendo de todos modos un número alto para una tercera fuerza liberal. Con dos peros: para el comicio de 2019 también venía alto en las encuestas y luego tuvo una performance apenas regular; y este estudio se hizo antes del escándalo que involucra al economista, por haber viajado en un avión prestado por un narcotraficante ahora detenido.



Intención de voto por edad
El estudio de Taquion también trae detallada la intención de voto según la edad de los encuestados. Y allí aparecen algunas sorpresas. La más fuerte, quizás, es que Espert queda primero entre los menores de 25 (Generación Z): los liberales suman 21,7% contra 21% de los representantes de Juntos por el Cambio. Y también en este grupo se ve el número mayor de indecisos: 23,7% de “ns/nc”.

Entre los millennials (de 26 a 38 años), la paridad se da entre Juntos por el Cambio (27,7%) y el Frente de Todos (26,2%). Espert cae fuerte, pero se mantiene en dos dígitos (11,7%).

Entre los de la Generación X (de 39 a 55), también hay empate técnico de la grieta, pero con el oficialismo arriba por medio punto: 32% contra 31,5%.

Entre los que superan los 55, predomina Juntos por el Cambio: 39,3% contra 33,7% del Frente de Todos. Y aquí, previsiblemente, Espert baja a sólo 3,4%.



Advertencia del analista
Consultado por Clarín sobre el análisis que hacía de los números, Doval se preocupó en aclarar que este tipo de encuestas “no son predictoras de resultados reales, sirven para medir sensibilidad y hacia dónde van determinadas proyecciones”.

Por esta mirada que tiene sobre los sondeos de intención de voto, Doval decidió dejar de publicarlos dos meses antes de las elecciones de 2019, en las que sus colegas terminaron apuntados porque quedaron muy lejos en sus pronósticos.

También Doval advierte que estos estudios pueden traer un “sesgo opositor” y que el Frente de Todos tiene margen para crecer. “En los relevamientos online, como hacemos nosotros, son más expresivos los que no tienen el poder. Desde que asumió Alberto Fernández, se ve mucha más gente quejándose. También tenés un nivel de indecisos altos y hay que ver qué pasa si se termina el plan de vacunación o mejoran los indicadores económicos. Por eso, insisto, en que esto no es un predictor real de resultados, sino un pulso de cómo está la opinión pública. Y se nota la falta de esperanza y expectativas sobre el futuro del país”.