“La CELO no puede seguir brindando un servicio acorde a Oberá, que otra empresa se haga cargo”

Fue la expresión de uno de los socios afectados por los cortes de agua. La semana pasada, la rotura de un caño principal dejó a toda la ciudad sin agua durante varios días. Esto no es nuevo, por el contrario, pasa todo el tiempo. Este martes se cortó el agua en Villa Martos por registrarse una pérdida, y el sábado pasó lo mismo en Schuster. El mismo día todo el sector de ruptor calle Chile estuvo sin agua y el miércoles en avenida Sarmiento al 400 que, sumado al corte de energía en la línea que alimenta la planta de agua potable, obligó al corte del suministro nuevamente en casi todos los barrios durante esta madrugada. 


Este jueves, vecinos afectados elevaron un pedido a la Defensora del Pueblo, Patricia Nittmann, cuyo mandato termina este año, para que tome cartas en el asunto sobre la cooperativa que tiene la concesión del servicio. 

Algunos socios aseguraron que el corte de agua los afectó durante cinco días. “Un Concejo Deliberante que solamente se dedica a cambiar el sentido de las calles y a boludear, sin hacer un solo proyecto en serio para la comunidad. Gente, el sistema de distribución de agua es arcaico, y no solo depende de la CELO, Uds son los representantes nuestros y deben porque tienen la obligación de hacerlo, defender nuestros intereses, casi 5 días sin agua!!!!. Una ciudad que dice ser la capital alternativa de la provincia?????. Es decadente la función que cumplen como concejales, no tienen los huevos para hacer los reclamos y plantarse ante las autoridades de la provincia y de la nación. Hay que hacer obras importantes, basta de boludeces. Y si no, váyanse. No ocupen lugares que no estén a la altura”, comentó Ernesto G. en Infober Digital.

Agregó: “¿Realmente son obereños?. ¿Realmente quieren a nuestra ciudad?. Porque la verdad es que no lo demuestran!!!!. Casi 90 mil personas sin agua y con pésimo servicio de energía eléctrica. Y otros 20 o 30 mil que ni siquiera tienen acceso a esos servicios básicos. ¿No lo ven? ¿No lo quieren ver? ¿No los dejan ver?. Inútiles!!!!!. Uno le echa la culpa al otro y nadie levanta su voz, muchachos, si la CELO no puede seguir brindando un servicio acorde a lo que es Oberá, deberemos replantear otras alternativas, que otra empresa se haga cargo, que otros intereses velen por nuestra ciudadanía. Ésto no va más, la gente está podrida. Véanlo o pagarán su ineptitud”, finalizó.

 

Siendo Oberá una ciudad chica (unos 80 mil habitantes, 4 veces menos que Posadas), la incapacidad de las autoridades de garantizar el servicio básico de agua potable al 80% de la población (el 20% restante ni siquiera tiene conexión a la red), deja a la vista la mediocridad de una comunidad que votó cinco veces al mismo partido político en los últimos 18 años para intendente (lo mismo para gobernador), y de las que tres fueron a un alcalde denunciado por corrupción que destinó millones a un parque termal que hoy ni siquiera funciona con agua caliente.

Esa misma sociedad que votó una y otra vez al partido Renovador, es propietaria a su vez de la cooperativa a cargo de prestar el servicio mencionado (más de 30 mil socios), donde el alcalde denunciado penalmente fue también presidente.