Curro de $250 millones: Piden informe sobre el casino flotante que nunca funcionó y quedó abandonado en Iguazú

El diputado provincial Gustavo González presentó un pedido de informes en la Cámara de Representantes para que el gobierno renovador explique la situación del barco cuyo destino era convertirse en un casino flotante anclado en Iguazú, pero quedó abandonado y oxidándose en el río. Por el casco sin motor se habría pagado 250 millones de pesos. 

En 2013, el entonces Presidente del IPLyC, Eduardo Balero Torres, junto al Secretario de Planificación Estratégica de la Provincia, acompañados por los representantes de la Compañía General de Turismo y Servicios S.A., anunciaban la puesta en marcha del proyecto al que denominaron “Mini Las Vegas” que incluía la instalación de un Barco Hotel Casino frente a las costas de Iguazú.

“A pesar de los pedidos hechos y de las presentaciones realizadas, jamás se tuvo información oficial de los costos que asumió la Provincia pero su supo que la inversión realizada para la adquisición del barco habría sido de 250 millones de pesos. En el anuncio se informó la creación de 500 fuentes de trabajo y de una inversión fabulosa, que pasados ya varios años jamás se concretó”, argumentó González.

La embarcación continúa anclada en el río, frente a la costanera de la ciudad de las cataratas, en estado de abandono, pero cuenta con una custodia contratada con los servicios de un marinero submarinista.

“Además de la evidente frustración del proyecto Mini Las Vegas como se lo hizo público, también nos preocupa el impacto ambiental que la situación provoca de tener tantos años un barco fantasma librado a su suerte, es por eso que también se pide informe sobre qué tareas de mitigación se llevan adelante”, señaló.