Kulfas reconoció que la inflación es la principal preocupación del Gobierno

Destacó la baja de casi 20 puntos en 2020 y confió en que se podrá cumplir la meta del 29% para este año. Advirtió que si suben los precios “va a quedar poco” de la recuperación que se pueda dar.
Mientras se suceden las negociaciones con gremios y empresarios, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, reconoció este domingo que “la inflación es la principal preocupación” del Gobierno. Si bien estimó que la economía crecerá por encima del 5% este año, admitió que si siguen subiendo los precios “de reactivación va a quedar poco en los sectores del trabajo”.
La mayor preocupación del Gobierno es la inflación, pero no solo por la incidencia que tiene sobre el salario de las familias argentinas, sino también por el impacto que provoca sobre la actividad económica, socavando el objetivo de que los salarios le ganen al costo de vida.
“Está previsto crecer un 5%, que se va a notar en la industria, en la construcción y en la obra pública, que viene recuperándose hace tiempo” y el objetivo es “que esta recuperación llegue para todos”, dijo el ministro, pero advirtió que “si más actividad termina generando fuerte inflación y no se adapta el salario de los trabajadores, está claro que de reactivación va a quedar poco en los sectores del trabajo”.
“Venimos de una crisis muy importante, pero estamos viendo indicadores positivos de recuperación”, sostuvo Kulfas en declaraciones a radio Rivadavia. Al respecto, destacó que “en el sector industrial van cinco meses seguidos de crecimiento y generación de empleos nuevos” y que en la construcción también se percibe “una recuperación muy fuerte, sobre todo en noviembre y diciembre, en donde se han creado 30.000 empleos nuevos”.
No obstante los datos positivos que mencionó, Kulfas advirtió que “el escenario tiene todavía muestras de la crisis que empezó con el coronavirus y también la que empezó en 2018, que le dio una fuerte caída al empleo”, y que “mientras siga la pandemia hay actividades que están complicadas”, como en el caso del turismo, pero que “dentro de este marco crítico, el escenario es para el optimismo y la recuperación”.
Acuerdo de precios y salarios
En este complejo escenario, en el que el Gobierno debe mantener el equilibrio entre las expectativas inflacionarias, la reactivación económica y las ganancias empresarias, el camino que buscó es el del diálogo social, sentando a la mesa a los formadores de precios y los trabajadores. El gran encuentro tripartito está previsto para el 24 de febrero, pero en la previa ya recibió por separado a ambos sectores, a quienes les pidió ceder en algunos puntos, mientras les prometió cumplir otros.
Por caso, a los gremios les garantizó paritarias libres, sin piso ni techo, pero negoció entre 2 y 4 puntos por encima de la inflación. A los empresarios les prometió estabilidad de las grandes variables, como el tipo de cambio, para dar un escenario previsible a las inversiones de la mano de una mayor demanda del mercado interno.
“Estamos con toda la idea de implementar esta política macroeconómica que ya está en marcha, que es consistente, que busca mejorar el escenario fiscal, el monetario, y al mismo tiempo coordinar salarios y precios y algunos programas específicos, como el programa de la carne”, explicó Kulfas al respecto.
Matías Kulfas
En el mismo sentido, señaló que “hay ciertos mecanismos de coordinación entre empresarios formadores de precios y sindicatos que es necesario poner en marcha”.
“En 2019 tuvimos el 55% de inflación y el año pasado logramos reducirla casi 20 puntos, un logro importante, pero que todavía no alcanza”, señaló el funcionario y respecto del alza del 4% en los precios durante enero, admitió que el dato “llama a la reflexión”, y lo consideró “el efecto de elementos que aparecieron, como la suba de los precios internacionales de materias primas, de algunos commodities, que impactaron negativamente”.