Según Castellano, en marzo reabrirán la planta de clasificación de Oberá y la basura se recolectará separada en el centro

Así lo adelantó Herbert Castellanos, director de Saneamiento Ambiental.

Años atrás, Oberá fue referencia para muchas localidades en política de residuos y esto es porque entre 1994 y 2000 operó la única planta de clasificación de basura de la región en el barrio Copisa, y hubo una política de concientización en la población para la separación en origen. Luego la misma fue cerrada por el intendente Héctor “Rolo” Dalmau y todo eso se perdió. Durante el gobierno de Ewaldo Rindfleisch se le entregó el predio, en concesión por 99 años, a la cooperativa “Misionerita” para producir biodiésel, empero no produjo un solo litro del combustible aún cuando recibió subsidios provinciales para financiar el proyecto. 

 

Hace poco, Apóstoles reabrió su planta de separación, compactación y posterior reciclaje de basura. Por su parte, Posadas puso en funcionamiento su planta el año pasado y lleva años contenerizando los residuos, ahora de forma separada, con contenedores orgánicos por un lado, e inorgánicos por otro en el área del centro. Montecarlo e Iguazú también poseen plantas de separación, compactación y venta de los residuos reciclables.

En la región, Avellaneda (Santa Fe), una localidad de 30 mil habitantes pegada a Reconquista, también tiene su tiempo con políticas de separación en origen para su posterior reciclaje, dónde tres veces por semana recolectan lo orgánico, dos lo inorgánico y 5 lo sanitario en bolsas de otro color. El mismo modelo de gestión de residuos lo tiene Rafaela (Santa Fe), una ciudad similar a Oberá. 

En 2017, durante la gestión de Carlos Fernández, finalmente la cooperativa devolvió el predio y se anunció entonces la reapertura de la planta de reciclaje. Incluso, alumnos de la EPET entregaron al municipio en 2019 una compactadora de aluminio y según manifestó en ese momento Herbert Castellanos, director de Saneamiento Ambiental, estaban “dotando al lugar de una compactadora de cartón que se usaba ya en el año 2003 y que también la estamos reparando. Además, tenemos una compactadora de chatarra liviana que ya está funcionando y la idea es dotarla de una cinta de clasificación”.

 

Pero pasaron ya 4 años de la recuperación del predio por parte del municipio y dos años de la entrega de esta máquina hecha por la escuela técnica. 

 

Consultado por Infober, Castellano aseguró que la vieja planta de separación de basuras de Copisa volvería a funcionar en marzo. 

El funcionario indicó  que a la planta “la estamos adecuando y en marzo pensamos comenzar”, agregando respecto a colocar contenedores domiciliarios para basura separada, que comenzarían “en el centro recolección diferenciada por días”, o sea con un cronograma como lo hace Avellaneda. 

Actualmente en Oberá sólo hay 6 contenedores de basura, 3 para orgánicos y 3 para inorgánicos y están ubicados frente a la municipalidad, en la esquina de plaza San Martín y sobre calle Gobernador Barreyro. Contenerizar la basura es un factor importante para la separación en origen, a fin de que a la planta llegue la basura lo menos mezclada posible.

Hoy sólo en el centro de Posadas hay 200 contenedores y otros 200 en el resto de la ciudad. Se incorporarían 700 más este año. 

 

El funcionario se refirió además a los volquetes colocados esta semana frente al Krause y en calle Portugal para la recolección de plásticos y chatarras. “En principio se van colocar en cuatro puntos”, aseguró explicando que el contenido de los mismos es destinado a reciclaje.

“Tenemos un convenio con la empresa de reciclado VLD que se encuentra en la ruta 103 (en el Km 0) y la chatarra con (la empresa) Chiply. Se van a colocar un punto en el barrio Docente y otro después en Barrio Esperanza. Son pruebas piloto mientras vamos haciendo la campaña de sensibilización”, afirmó.

 

La colocación de volquetes serán ampliados a cuatro puntos, aunque cabe aclarar que no es posible depositar en los mismos escombros aunque sean pequeñas cantidades, como así tampoco cartones, maderas, restos de muebles viejos ni electrónicos como computadoras ni impresoras. Actualmente los vecinos en distintos barrios sacan estos elementos a la vereda, pero quedan allí porque el recolector no los lleva y los operativos del municipio son poco frecuentes. 

El municipio de Oberá debería imitar el sistema de Avellaneda que recolecta con frecuencia este tipo de basura y además implementó “Punto Limpio” móvil donde los vecinos pueden arrojar distintos tipos de residuos que el camión tradicional no lleva. Este “Punto Limpio” está sobre ruedas y puede trasladarse a diferentes barrios. Por su parte, Posadas también planifica la instalación de puntos limpios pero fijos y con personal de control. 

En ese sentido, Oberá que fue pionera hace casi 30 años en la separación y posterior reciclaje de residuos, quedó atrasada. 

 

 

 

VLD Hierros

En el marco del convenio firmado oportunamente por la empresa VLD Hierros y el Gobierno de la Ciudad de Oberá, hace poco se realizó el primer envío de material plástico y cartón para su reciclado a la provincia de Córdoba.

El mismo ha sido recuperado a partir de la recolección realizada por la empresa desde los generadores comerciales que se han sumado a la iniciativa Oberá Sustentable. Se invita a todos los establecimientos y vecinos en general a realizar la separación de sus residuos para su posterior recolección diferenciada y acopio. Con ello estaremos reduciendo el volumen total de residuos generados en la ciudad y aprovechando estos materiales.

Jair Arruk, de la empresa VLD, explicó que “el material con el que se está trabajando ahora es lo recolectado hace dos meses y medio, aproximadamente. Buscamos de empresas y comercios que se suman a la clasificación y son llamados los “grandes generadores”. Trabajamos en conjunto con el municipio y los comercios de muy buena manera”.

Lo recolectado se envía a la fábrica ubicada en Freyre (Córdoba) que se dedica al tratamiento del plástico. Allí se lo muele, clasifica, abruma, extrusa, peletiza y se transforman en piezas como ser postes para alambrados, deck para orillas de piletas, tutores para plantas tabacaleras o viñedos.

 

Pilas y aceite usado

 

En la calle Buenos Aires al 59, donde funcionan las oficinas de la Municipalidad, se puede depositar los restos de aceite domiciliario de origen vegetal, el cual queda como residuo luego de la realización de varias comidas. Los vecinos deben esperar que el aceite usado se enfríe, se filtre con un colador y se coloque dentro de una botella plástica para luego depositarlo en el “eco punto” ubicado frente al edificio comunal, a fin de evitar que éste llegue a las napas y cloacas. 

Además se recolectan pilas usadas que luego son colocadas en contenedores con polvo inertizante y terminan en el relleno sanitario.