Nación enviará $20.500 millones a los gobernadores para subsidiar el transporte de pasajeros

El anuncio nacional sobre el aumento de subsidios al transporte en las provincias no terminó de conformar a todos los distritos. Mientras en algunos reclaman que el monto mensual que la Casa Rosada le girará en 2021 es menor al del año pasado, sigue latente una queja común: los mayores beneficios que sigue teniendo el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) en comparación con el resto del país.

El monto que distribuirá el Ministerio de Transporte que comanda Mario Meoni asciende a $20.500 millones, un 21% extra a lo asignado a inicios de 2020, sin contemplar al AMBA. Es decir, los giros para el conurbano bonaerense y el gobierno porteño van por otro carril.

Para las provincias, el monto no considera el aumento del servicio, que es mayor a la inflación porque además en pandemia se redujo el número de pasajeros. En Nación, en tanto, resaltan que el incremento es considerable si se tiene en cuenta la baja recaudación y que, al contemplar 2019, cuando la gestión de Mauricio Macri asignó apenas $6.500 millones (hizo una poda en plena negociación con el FMI), el incremento para este año contra el último de la administración Cambiemos es de 344%.

No obstante, en las provincias vienen alertando el desajuste respecto a Buenos Aires y CABA. La cuestión fue uno de los ejes que plantearon los gobernadores en la reunión del Norte Grande en Chilecito a Alberto Fernández dos semanas atrás. El líder de esa cumbre que agrupa a los mandatarios norteños, el chaqueño Jorge Capitanich, mencionó que en 2019 “$102 mil millones recibió AMBA y $17 mil millones el conjunto de las provincias”. “Sobre la base del presupuesto 2020 son $21 mil millones en subsidios pero solicitamos $42 mil millones para poder hacer frente a los compromisos”, señaló. Es decir, pidió que se duplique la asistencia.

Giros

Desde una provincia no peronista se manifestaron conformes con el aumento 2021 pero no así con la asimetría con AMBA. Sobre la base del Presupuesto Nacional, el funcionario se quejó de que “de los $99.000 millones del Fondo Compensador al Transporte Automotor, sólo $20.000 millones van a las provincias”. En otro distrito lamentaron que los giros mensuales de este año sean incluso en valores nominales inferiores a los del año pasado (ver cuadro adjunto), a lo que habría que agregar una caída real por la inflación y por el aumento de los costos del servicio en momentos que es utilizado por menos pasajeros a causa de la pandemia (en un parte oficial, dos días atrás Santa Fe calculó en 63% el incremento en los costos del transporte interurbano).

Sin embargo, no agitarán las aguas, a la espera de una reacción orgánica, ya que la situación también afecta a provincias más cercanas a la Casa Rosada. La cuenta, vale aclarar, no contempla un adelanto de $3.000 millones de enero (son trece cuotas y no doce), como así tampoco una partida extra de 2020 que se asignó por el covid.

El hecho llevó a que en varios distritos se volvieran a autorizar las subas de boletos, como en Rosario ($45) o Corrientes ($40), así como avances para incrementar hasta 40% en Salta, Santiago del Estero o Entre Ríos, así como en municipios diseminados por todo el territorio. En los hechos, el boleto mínimo en el AMBA sigue anclado en $18 sin mayores erogaciones para CABA y para Buenos Aires y cuesta más del doble lejos del principal núcleo urbano de Argentina.

“Nunca desde 2005 que se iniciaron los subsidios al transporte hubo tanta disparidad respecto a lo que recibe AMBA y el resto de las provincias”, mencionaron en una provincia a este medio. Y agregaron que este año hay un mayor dinero pero principalmente dirigo a municipios, ya que no se incluyen recorridos de más de 60 kms entre cabeceras. “Siguen sin ser claros los parámetros, y todo queda a consideración de nuevas y futuras liquidaciones según la información que se recabe”, dijeron.

En despachos cercanos al de Meoni dijeron a Ámbito que el ministro tuvo un encuentro vía zoom con secretarios de Transporte provinciales y que allí no brotaron reclamos. “Todas las provincias se llevan más dinero a modo de subsidio, recordando por supuesto que son servicios provinciales que los gobernadores firmaron en ese sentido en el Pacto Fiscal. Es decir, tienen las responsabilidades de mantenimiento”, dijeron. Y luego agregaron el “esfuerzo visible” en este Presupuesto.

Sí, en cambio, hay más permeabilidad a la asimetría entre provincias y el AMBA, y en ese sentido la cartera de Transporte aclara que están trabajando para implementar la tarjeta SUBE en todo el país, para direccionar mejor los subsidios en función de los pasajeros. Del mismo modo, está en carpeta la instalación de GPS en todas las unidades, para mejorar la recolección de datos en torno a las distancias recorridas y así aplicar ayudas por kilómetro.

En el sector empresario, hay una presión a los gobierno provinciales para que habiliten subas, al tiempo que también alzan la bandera del federalismo. La Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumana reclamó días atrás ante La Gaceta por las transferencias de enero. “Que se mantenga esta asimetría en la distribución de los subsidios, con $ 10.105 millones mensuales para AMBA contra $ 1.700 millones para el resto pone en estado crítico a las empresas del interior”, dijeron.