Aseguran que la vacuna rusa “está valuada en 10 dólares y acá se pagó 17”

La científica del Conicet volvió a criticar al Gobierno por optar por la vacuna rusa contra el coronavirus y deslizó que “hay un tema económico” detrás de la elección.

Sandra Pitta, la investigadora del Conicet, volvió a apuntar contra la vacuna rusa Sputnik V y deslizó que el Gobierno la eligió por encima de las otras por “un tema económico”. “La vacuna está valuada en los 10 dólares y acá se pagó 17. Me fijaría un poco en eso”, afirmó.

Entrevistada por TN, cuando se le preguntó sobre por qué el Gobierno eligió a la vacuna rusa, la científica manifestó: “Hay muchas hipótesis. Una es la geopolítica. Rusia quiere entrar en este juego de las vacunas porque es un mercado muy interesante. No ha entrado en los países más serios, con organismo regulatorios más serios”.

En esa línea, lanzó: “También hay un tema económico. La vacuna está valuada en los 10 dólares y acá se pagó 17. Me fijaría un poco en eso”. Sandra Pitta no ahondó demasiado en esa acusación, y siguió: “También hay un factor de desesperación”.

Según publicó Perfil, Pitta insistió: “Con la rusa no me vacunaría porque no tiene datos, no tiene fundamento científico. Elegiría la de Pfizer, la de Moderna, puede ser la de Astrazeneca. ANMAT recomendó la vacuna rusa, que no es lo mismo que autorizarla”, aclaró.

“De la vacuna rusa tenemos solo información de prensa. El Ministerio de Salud autorizó la Sputnik, lo que es irregular. Hay falta de transparencia en la información de la Sputnik V”, expresó la investigadora, y añadió: “Me causa gracia cuando dicen que no están produciendo suficientes vacunas. Quienes han trabajado en la industria farmacéutica saben que subir la cantidad de producción en esa proporción es muy dificultoso”, sostuvo.

Por otro lado, habló sobre le manejo de la pandemia y apuntó a Formosa: “En Argentina vi un exitismo de estar ganándole una batalla que nadie estaba ganando. Hubo mucha improvisación y mucho se dejó en manos de señores feudales, veo lo que está pasando en Formosa y no debería estar ocurriendo. Hubo mucho autoritarismo, poca docencia y mucho instalar el miedo”.

Por último, sobre la vuelta a clases presenciales, dijo: “Las clases deberían haberse retomado el año pasado. Se perdió un año, fue lamentable. Hubo zonas de Argentina que jamás se tendrían que haber interrumpido las clases. Para mayo ya había evidencias que no eran lugares de contagio masivo. Las escuelas son lo último que se cierran y lo primero que se abren”, sentenció.