Dólar: el Banco Central compró u$s40 millones para bajar el blue

La semana arrancó bien para el Banco Central, dado que luego de cuatro jornadas en las que cedió reservas ayer pudo terminar el día como comprador neto. De esta forma, si bien el saldo de intervenciones de la autoridad monetaria en lo que va del mes es negativo, está muy cerca del equilibrio.

El martes, el BCRA compró más de u$s40 millones. En tanto, las reservas brutas finalizaron el día en u$s39.115 millones, lo que implicó una mejora de u$s14 millones en relación al día anterior.

En lo que tiene que ver con las cotizaciones, el dato saliente de la rueda fue que el dólar blue cayó $10, para cerrar el día en $162. La divisa informal había tenido un rally entre el martes y el viernes que la había llevado de un valor de $149 a otro de $172 en tan solo tres días.

“Como suele suceder en estos casos, la baja se debe a un efecto combinado: los que tenían que comprar ya lo hicieron y había falta de pesos”, indicó el operador de cambios de PR, Gustavo Quintana.

Dado que la cotización mayorista se situó en $79,97 (avanzó 22 centavos), la brecha entre el dólar que utiliza el BCRA y el del mercado informal se colocó en 102%.

Entre los dólares financieros el Contado con Liquidación subió $0,89 y cerró el día en $147,44, mientras que el MEP hizo lo propio $1,59 para llegar a $142,82.

Todos los operadores del mercado coinciden en que los dólares bursátiles son intervenidos por el Gobierno, dado que tanto ANSeS como el BCRA tienen en su cartera bonos AL30, que le permiten influir en las cotizaciones. Al respecto, existen dos bloques de opiniones: por un lado, quienes consideran que el Gobierno está jugando con fuego al entregarle deuda pública que rinde 17% a privados y, por otro, quienes sostienen que si hay mesura en las intervenciones y un plan de fondo, intervenir no es riesgoso.

“La tasa de rendimiento ronda el 17%, pero al tipo de cambio oficial está al 6 y medio. Para el Tesoro la cuenta es esa. Si el que vende es el Central, que no es algo que uno pueda confirmar, eso va a cuenta también de absorción monetaria. Entonces, al Banco Central le caen también pasivos, no es que solo se desprende de activos”, explicó el economista Santiago Gambaro. “No lo veo peligroso y hay que tener en cuenta que los montos para intervenir en ese mercado son muy bajos en relación al volumen disponible que tiene el BCRA. Con marcar precio alcanza”, añadió. De todas formas, Gambaro sostiene: “Yo no vería bien estas intervenciones si fueran medidas aisladas, hay que tomarlas dentro de un marco más amplio”.

Por su parte, el estratega de renta fija de Consultatio, Francisco Mattig, consignó: “Estuvimos viendo cómo evoluciona la cartera de bonos del BCRA y su valor va bastante en línea con la variación del precio, lo que pareciera decir que no están vendiendo demasiados bonos, porque marcando precio alcanza. El volumen operado es muy bajo en relación a los bonos que tiene. De todas formas, es algo que se puede hacer temporalmente nada más”.

En tanto, el director de la consultora Ledesma, Gabriel Caamaño, indicó: “Ellos están comprando tiempo de forma cara, ya que están privatizando deuda a paridades muy bajas, dado que están vendiendo bonos en el mercado secundario. Si compran tiempo porque sí, es un desastre. Ahora, si lo hacen para generar un cambio profundo en el enfoque de política económica es otra cosa. También hay que ver cuánto tiempo piensan comprar: si son treinta o sesenta días es una cosa, sí es más que eso puede ser complicado”.

Desde la consultora FMyA sostuvieron: “Hay intervención del BCRA o ANSeS, pero por montos totales menores a u$s100 millones, lejos de lo que piensa el mercado”.