El Partido Obrero se movilizó en Oberá contra el FMI y por una alternativa socialista

En Oberá, la movilización fue en plaza Malvinas. 

En Posadas, Oberá, Eldorado y San Pedro el Partido Obrero se movilizó para “poner en pie una verdadera alternativa obrera ante el régimen de hambre y saqueo que sostienen y sostuvieron peronistas, radicales, kirchneristas, macristas y renovadores”, señaló el militante del partido en Misiones, Eduardo Cantero.

Los actos realizados en Posadas, Eldorado, Oberá y San Pedro fueron en el Marco de las actividades realizadas por el Partido Obrero en el país contra “el régimen de hambre y saqueo de los que gobernaron las últimas décadas”, señalaron agregando “no al pacto con el FMI, por una alternativa obrera y socialista”.

 

En la tarde del sábado 14, se realizó el acto central del Partido Obrero que impulsó concentraciones en 24 ciudades de punta a punta del país.

La jornada, que atraviesa 16 provincias de la Argentina (faltan aún realizar 3 que se debieron postergar por razones de fuerza), levantó las consignas «Abajo el régimen de hambre y saqueo de los que gobernaron en las últimas décadas. Ningún pacto con el FMI. Por una salida obrera y socialista».

La oportunidad del acto estuvo marcada por las crecientes luchas de los trabajadores, muchos de cuyos protagonistas estuvieron presentes en el acto. Las críticas de la CGT al gobierno han evidenciado una presión creciente desde la base obrera, mientras este reduce la movilidad jubilatoria y realiza un ajuste al servicio del acuerdo que discuten con el FMI. Los 20 mil luchadores que respondieron el llamado del Partido Obrero ya son un síntoma de ese cambio de humor político en las masas.

 

Concurrió un micro repleto de vecinos de la toma de Guernica, así como de otra decena de tomas de tierras de La Matanza y otros puntos del conurbano. Se hizo presente también en la plaza una importante delegación, con sus banderas, del MTR 12 de abril, integrante del Frente de Lucha Piquetero y del Plenario Sindical Combativo. Estaba en la plaza, infaltable, Elsa Rodríguez, sobreviviente del ataque asesino que se llevó hace 10 años a Mariano Ferreyra, junto a su hija Vanesa.

El primer orador de la tarde fue Eduardo “Chiquito” Belliboni, que subió al escenario con una delegación las tomas de tierra presentes en el acto. Frente a la enorme miseria que será agravada por el ajuste, Belliboni planteó que «hay que ir a un paro nacional y un plan de lucha contra este ajuste. No vamos a aceptar que a los jubilados los hundan, que haya más desocupados y que no haya un plato de comida en la mesa de los trabajadores argentinos».

Llamó a preparar ese plan de lucha con todos los métodos propios de la clase obrera. Propuso al Frente de Lucha Piquetero preparar piquetes y si es necesario un acampe en la avenida 9 de Julio o en la Plaza de Mayo. Contrastó la historia de lucha del Polo Obrero y las organizaciones independientes con quienes pactaban con Macri. El Polo Obrero «no se escondió debajo de ninguna sotana» dijo, por las organizaciones clericales que le dieron tregua a Macri y hoy son funcionarios de Fernández.

«En Guernica se adelantó la película de la Argentina. Se acabó el discurso del progresismo y reprimieron el mismo día que votaron un presupuesto de ajuste en el congreso nacional. Esto fue una clara señal al Fondo Monetario» denunció Belliboni.

«Nos acusan de intransigentes los Larroque. Por supuesto que no transamos con Milani ni con Berni», planteó cerca de su cierre Belliboni. «Fuera Berni» coreó el público de la plaza que unos minutos después levantó miles de carteles con el rostro de Facundo Castro exigiendo justicia por su asesinato.

La militancia de la Unión de Juventudes por el Socialismo, del Plenario de Trabajadoras y la agrupación LGBTI 1969 le dio una gran combatividad al agite durante el acto. Se destacó la presencia de estudiantes del Colegio Nacional Buenos Aires (Cenba)entre los secundarios, de compañeros de las 13 facultades de la UBA, de 8 facultades de la UNA, de la Unsam y la UNGS.

La segunda oradora fue Tatiana Fernández Martí presidenta del Cenba y dirigenta de la UJS-PO. “Cuando crece la crisis, el gobierno necesita reforzar sus lazos clericales con el Vaticano y las iglesias para reforzar el ala asistencialista en los barrios pobres del país y evitar que levanten la cabeza contra la miseria social. ¿Cuándo va a ser el momento del aborto legal?”, planteó Tati.

Denunció desde el escenario a los gobiernos que llevaron al 60% jóvenes bajo la línea de la pobreza, así como la deserción de un millón de estudiantes de todos los niveles educativos por no tener acceso una computadora o a la señal de internet. Ahora abren escuelas sin condiciones, y solo logran que se multipliquen los contagios de Covid-19, denunció.

«Acá están los jóvenes que trabajan en las aplicaciones, ese futuro de precarización laboral, que dieron ejemplo de organización y pusieron en pie huelgas internacionales durante la cuarentena. Nos preguntan por qué la juventud estaba en Guernica. Estábamos ahí porque no nos da lo mismo si esas tierras van a ser para la contaminación o el lucro, o si son para vivir, para las familias que necesitan un techo”, planteó Tati, que fue detenida junto a decenas de compañeros hace unas semanas por manifestarse en defensa de los vecinos en Guernica.

La plaza, y las 24 plazas de todo el país, demuestran el potencial de una iniciativa del Frente de Izquierda, llamado a ocupar su lugar como polo político frente a los bloques que vienen llevando a Argentina a una nueva crisis social y económica virulenta. Estuvieron en la plaza delegaciones de partidos del Frente de Izquierda, como Laura Lyf y Chipi Castillo del PTS, Vilma Ripoll y Guillermo Pacagnini del MST. Se fueron pasando durante el acto mensajes de Celeste Fierro del MST, Myriam Bregman del PTS y Juan Carlos Giordano de Izquierda Socialista.

Gabriel Solano, dirigente del Partido Obrero y legislador porteño del Frente de Izquierda, constató desde el escenario: «La estamos rompiendo. La Plaza de Mayo está llena. Es un acto impresionante. Nos pareció adecuado hacer este acto para dar un mensaje estratégico, que hace a las raíces del Partido Obrero y del Frente de Izquierda, y que fue la conclusión del XXVII Congreso del Partido Obrero que se hizo recientemente. Argentina está siendo llevada a una nueva crisis por la clase capitalista. Esta Argentina del saqueo y del hambre es responsabilidad de los que gobernaron estas décadas».

Solano planteó «es todo un régimen político a favor de la clase capitalista. ¿Qué dijo en su carta abierta CFK? Dijo ´tenemos que hacer un pacto político´ Y le hicieron caso rápidamente, Guzmán llamó a Magnetto. Argentina tiene una economía bimonetaria porque fugan los capitales. No puede haber moneda nacional con gobiernos que permiten la fuga y se centran en el pago de la deuda. Solo va a haber una moneda nacional con un gobierno de los trabajadores, con el Partido Obrero y el Frente de Izquierda”.

Reivindicó que todo el Frente de Izquierda acordó no apoyar la maniobra trucha de la «contribución solidaria» del kirchnerismo porque «el Frente de Izquierda no está para presionar al gobierno ni ser más progresista que los progresistas falopa si no para levantar a los trabajadores para pelear por su propio poder». Solano dijo que a los «capitalistas les gustan Milei y Espert pero para que gobiernen prefieren a los peronistas que ponen a su servicio a la burocracia sindical».

El acto contó con numerosos saludos internacionales, que son el reflejo de una intensa actividad internacional que ha marcado la reacción del Partido Obrero frente al recrudecimiento de la crisis capitalista y la explosión de rebeliones populares que tienen un centro en América Latina. Esta actividad ha tenido un eje en la Conferencia Latinoamericana y de Estados Unidos convocada por el FIT-U que reunió a 50 organizaciones de todo el continente y se expresa ahora en el planteo de una nueva conferencia, cuando comienza una nueva ola de rebeliones. Enviaron sus mensajes de apoyo político al acto el grupo L’Étincelle de Francia, Política Revolucionaria de Río de Janeiro, Grupo de Acción Revolucionaria de México, Juventud Obrera de Costa Rica, Agrupación León Trotsky de Uruguay, Fuerza 18 de Octubre de Chile, Comité de Frente Único por un Partido Laborista de Estados Unidos, Speak Out Now de Estados Unidos, Agrupación Vilcapaza de Perú y Tribuna Clasista de Brasil. En la Plaza estaban los compañeros de Atrabol, la agrupación de trabajadores bolivianos emigrados en Argentina que se constituyó al calor de la movilización contra el golpe del año pasado. Concurrieron con pancartas contra el pacto con el FMI en Argentina y Bolivia.

“Por la autoridad que ganó el FIT, en contraposición a los frentes políticos de colaboración de clases, tenemos que desarrollar una política de independencia de la izquierda revolucionaria. Por eso proponemos una segunda Conferencia Latinoamericana y de los EEUU para preparar la intervención de la clase obrera en la crisis”, planteó Néstor Pitrola, dos veces diputado nacional y dirigente del Partido Obrero.

«El gobierno despliega un ataque macartista contra la izquierda, por haber estado en Guernica y porque desnudamos la maniobra del aporte solidario cuando preparan un ajuste histórico con el FMI. Está golpeado por su propia política. Desde el Partido Obrero les respondimos copando la Plaza de Mayo con este acto imponente.»

«La represión y las patotas son síntomas de debilidad de un régimen que no puede gobernar por otros medios. La rebelión que se desarrolló en América Latina llegó al corazón del imperio. La derrota Trump es un golpe a los Bolsonaro, los Boris Johnson, los Putin, y todos los regímenes bonapartistas contra las masas. Pero advertimos el carácter conservador de Biden, cuyo objetivo fue evitar que logró que los luchadores que se levantaron en Estados Unidos y enfrentaron la represión tuvieran una expresión política independiente.»

«El período de quiebra capitalista no lo va a parar una vacuna. Estamos en un campo de situaciones revolucionarias. Nadie puede creer que porque ganó Biden vamos a volver al acople chino-norteamericano, asistimos a la decadencia histórica de la hegemonía yanqui, que es el origen de la guerra comercial y de los choques a escala internacional», señaló Pitrola en otra parte de su intervención.

Se destacó en la Plaza una enorme movilización del Polo Obrero del conurbano bonaerense, la ciudad de Buenos Aires y de La Plata. También la presencia de compañeros de Tribuna Docente, del Sutna, docentes universitarios de la lista Naranja, metalúrgicos en lucha como los de Siderca Campana que vienen protagonizando movilizaciones ante la inacción de la burocracia de la UOM y los de Gri Calviño que mantienen la permanencia en el predio de la empresa contra el cierre. Los trabajadores telefónicos, junto a los familiares de Matías Dimura, fallecido por un accidente generado por la desidia patronal; los trabajadores Ferroviarios, junto a los tercerizados despedidos de Murata y los familiares de los trabajadores fallecidos Miguel Olmedo y Martin Pino, también por responsabilidad de los empresarios. Los enfermeros que vienen protagonizando reclamos por las condiciones de seguridad laboral cuando ocupan los primeros lugares de atención de la pandemia. Los periodistas, los trabajadores judiciales, del subte. Estaban en la Plaza los compañeros del Plenario de Trabajadores Jubilados, la organización que en pocos meses se ha destacado por la enorme campaña de denuncia del ajuste previsional e impulsar un amplio frente único para ganar las calles por sus reclamos. Estuvo la Agrupación de Trabajadoras de Casas Particulares En Lucha que viene impulsando un proceso de organización y reclamo frente al Estado que es cómplice de la completa desprotección del trabajo doméstico, hecho más crudo por la pandemia.