En un año se perdieron más de 300 mil empleos en el sector privado

La cantidad de trabajadores registrados cayó 4,9% interanual en junio. De esta manera ya son 23 los meses de baja en el número de asalariados.
Las consecuencias de la extensa cuarentena obligatoria por la pandemia de coronavirus continúan saliendo a la luz y la última muestra de ello es que, en el último año, un total de 302.500 personas perdieron su empleo en el sector privado, de acuerdo a las cifras reveladas este jueves por la Unión Industrial Argentina (UIA).

El número de asalariados registrados del sector privado cayó 4,9% interanual en julio, y así suman 23 los meses de caída del empleo asalariado registrado privado, de acuerdo con el último informe laboral de la central fabril.
Para la industria, el descenso interanual fue de 2,5% (27.558 puestos menos). Esta cifra contrasta con la registrada en otros sectores como la construcción (-28,6%) y hoteles y restaurantes (-12,9%), donde las medidas de aislamiento tuvieron un mayor impacto en la actividad.

Sin embargo, la UIA aseguró que a pesar de las fuertes caídas interanuales del empleo, algunas contracciones comenzaron a desacelerarse en términos mensuales y, en algunos casos, a revertirse en el margen.

El empleo asalariado registrado mantuvo su caída mensual en -0,1% (5939 trabajos menos), mientras que en la industria aumentó un 0,2% (creció en 2582 puestos). Estas mejoras se produjeron en un contexto de recortes en la caída de la actividad industrial: luego de la variación récord en la producción de abril de (-30,2%), julio reportó una contracción del 2,2% según lo relevado por el Centro de Estudios de la UIA.

Para la entidad, “en este lento retorno a niveles normales de actividad, siguió primando la heterogeneidad en la industria”. “Algunos sectores en crecimiento demandaron más trabajo para compensar los puestos dispensados y unos pocos estuvieron en una situación intermedia, mientras que la mayoría continuó con su actividad en niveles bajos”, completaron.

“Esta situación extendida en el tiempo pone en jaque la sostenibilidad de las empresas, habida cuenta del incremento en los costos que implican las dificultades actuales que genera la rigidez del mercado de trabajo como producto de las regulaciones presentes”, alertó la institución presidida por Miguel Acevedo.

La UIA puntualizó que las mayores dificultades se reflejan en menor cantidad de empresas presentando declaraciones juradas de empleo en el SIPA, una situación que no logra romper la tendencia decreciente. En ese sentido, explicó que julio mostró una caída en la cantidad de empresas declarantes del orden del 4% interanual (-21.673). Y en el caso de la industria, la variación se mantuvo estable con respecto a junio.