La CGT negocia un aumento de 1,8 millón de aportes monotributistas a las obras sociales

Hoy el aporte es de $ 1.041,22. Discuten acercarlo al costo del PMO, que ronda los $ 2.600.
En una reunión de la mesa más chiquita de la CGT y que se realizó en el gremio de Sanidad, la central obrera empezó a negociar con el Gobierno una fuerte suba en los aportes que los contribuyentes adheridos al monotributo hacen a las obras sociales sindicales.
En la actualidad, el aporte que hacen los monotributistas para su obra social es de $ 1.041,22, una suma considerada “demasiada exigua” por los gremialistas.
Es más: con lo que se descuenta del aporte para financiar el Fondo Solidario de Redistribución (sirve para reintegrar dinero a las obras sociales por los tratamientos complejos) a las cajas de las obras sociales entran en realidad $ 937,10 por monotributista, según indicaron las fuentes consultadas.
Lo que se empezó a conversar es incrementar el aporte para que se acerque al costo del Plan Médico Obligatorio (PMO), que se calcula ronda los $ 2.600 mensuales.
El interlocutor de los sindicalistas fue Eugenio Zanarini, superintendente de Servicios de Salud de la Nación y hombre de extrema confianza del ministro de Salud Ginés González García El organismo es el que regula y controla la actividad de las obras sociales y prepagas.
Según se repasó en el encuentro, las obras sociales sindicales atienden a 1,8 millón de monotributistas.
Un fenómeno habitual en los últimos años fue que los contribuyentes no estuvieran al día con sus pagos.
“Esto hoy no está pasando debido a que el costo es bajo y a que en medio de la pandemia de coronavirus nadie se quiere quedar sin cobertura. La enorme mayoría está al día”, dijo a Clarín el presidente de una obra social sindical.
La suba para el aporte de las obras sociales no sería inmediata: en la actual situación económica el costo político para el Gobierno sería muy elevado, según reconocen fuentes cegetistas.
Se habla de poder aplicarlo a partir de enero del año que viene, es decir dentro de tres meses.
Lo otro que se discutió en el encuentro es que los aportes no sean uniformes como ahora para todas las escalas sino que varíen de acuerdo con las categorías del monotributo.
Hoy los contribuyentes de la categoría A a la K -entre una punta y otra de la tabla hay una diferencia en los ingresos brutos de 2,4 millones de pesos- pagan todos $ 1.041,22.
“No es justo que los afiliados a tu obra social terminen financiando los tratamientos de los monotributistas, pero eso es lo que está ocurriendo hoy”, dijo el secretario general de un gremio que a la vez es titular de la obra social de ese sindicato.
“Hay que adecuar el valor del aporte a los costos del sistema”, agregó ese dirigente.
Otro sindicalista que participó de la reunión se quejó de la desactualización en el valor de los aportes. “No es culpa de los monotributistas, pero ahora se deberá hacer una suba que en realidad se tendría que haber hecho antes y de manera escalonada”.
En la CGT describen un cuadro crítico en las obras sociales debido también a la caída de la actividad económica y de los aportes.
Para compensar esos menores ingresos, el Gobierno empezó a otorgar ayuda financiera a las obras sociales. “El problema es que lo hacen con mucha demora. La semana pasada recién pagaron lo que correspondía a junio”, se quejó un sindicalista.
Otra alternativa que se discutió en la reunión es que el Estado empiece a cubrir los tratamientos de alto costo de tratamientos complejos.
“Los monotributistas se creen que somos prepagas. Presentan un amparo y la Justicia te obliga a cubrir tratamientos complejos que tienen costos en dólares. Te hacen un agujero”, dijeron las fuentes consultadas.
Además de Zanarini, participaron de la reunión los co secretarios generales de la CGT Héctor Daer y Carlos Acuña, el mercantil Armando Cavalieri, el metalúrgico Antonio Caló, el estatal Andrés Rodríguez y Carlos West Ocampo (Sanidad).