Perini reclamó servicios básicos y arreglo de puente para los vecinos del barrio “Villa Blanquita”

Oberá. Por medio de un Proyecto de Comunicación, la diputada provincial Giuliana Perini, del Partido Agrario y Social (PAyS), trasladó a la Cámara de Representantes de Misiones la problemática de los vecinos del Barrio Villa Blanquita de la ciudad de Oberá, quienes desde hace más de diez años reclaman a la Municipalidad el arreglo de calles y el acceso a otros servicios básicos.
Villa Blanquita queda a menos de diez cuadras del centro obereño y en cercanías del arroyo M´botaby. Para llegar al lugar, los pobladores deben atravesar un puente precario construido con la carrocería de un camión, que sólo permite el paso de vehículos livianos y tiene problemas cada vez que llueve.
“En el barrio se encuentran estas familias desprotegidas y nunca recibieron respuestas del municipio ni de las autoridades locales”, expuso Perini en la sesión de este jueves. Y recordó que los vecinos marcharon en varias oportunidades hasta el edificio municipal en reclamo de obras de urbanización.
“Concretamente el pedido es de acceso digno al barrio por medio de calles transitables y habilitadas para uso de peatones y vehículos, sumado al arreglo del puente de calle Orcadas. Con las lluvias el ingreso al barrio se hace imposible para remises y para todos los vecinos en general es intransitable, tanto para entrada o salida al barrio”, manifestó la diputada del PAyS.
Según relatan los vecinos, cuando se registran accidentes o incendios tampoco pueden ingresar las ambulancias y los vehículos de bomberos, por lo cual no se brinda asistencia a las víctimas ante situaciones de emergencia.

Sin agua potable ni recolección de residuos
En los fundamentos de su Proyecto de Comunicación, Perini refiere que las más de 150 familias del lugar manifiestan que no tienen agua potable: “una constante en los barrios obereños y que sigue sin tener solución por parte de la cooperativa encargada del servicio”, observa.
Y agrega que en el barrio se encuentran sin pequeños basurales a cielo abierto, ya que los camiones recolectores no pueden ingresar y sólo pasan en proximidades del lugar cada 15 días. Perini advierte que el problema de los residuos y la falta de agua “hacen del lugar un foco infeccioso” en épocas de prevención por el COVID-19.
“Lo que más apena como ciudadanos es que los vecinos ya no confían. Fueron tantas las promesas hechas en campaña que se exige un compromiso real y con acciones concretas. Por eso solicitan hablar con el intendente y que los reciba en una mesa de dialogo. A lo cual acompañamos desde el Bloque del PAyS para impulsar los pedidos”, expresa finalmente la legisladora, quien es oriunda de Oberá.