Supuesto cáncer: Denuncian a estafadores por falsificar certificados para recaudar donaciones

El caso conmovió a cientos de personas solidarias que se hicieron eco haciendo donaciones, pero fueron sus propios vecinos, familiares y amigos quienes notaron que algo no concordaba en el relato y se trataría de una estafa con certificados y firmas truchas. Se estima que ya habrían recaudado más de 200.000 pesos y el caso ahora está en la justicia. 

Ante la insistencia de familiares y vecinos, la madre de Katerin (la paciente) envió a todos los donantes un supuesto certificado emitido por el SAMIC Oberá y la Clínica Integral, pero las firmas son apócrifas y habrían sido tomadas de Google. 

La primera alerta de la misma familia, había sido las capturas de chats con una supuesta doctora, que evidentemente y por la misma marca de agua, había sido creada con una aplicación para crear falsos chats de whatsapp llamada “WhatsMock”.

Luego de que la familia comenzará a indagar, los estudios realizados nunca aparecían, pero si los continuos pedidos de dinero, por lo que decidieron comunicarse con nuestro medio para que se dé a conocer la historia y que las personas se sientan alertadas por la situación.

“Nos mandaba cientos de chats falsos que tenían la marca de agua y comenzamos a buscar y era una aplicación de celular para hacer chats falsos, ahí le preguntamos y dijo que seguro la doctora escribía de la computadora, le pedimos el número de esa doctora para preguntarle qué es lo que necesitaba y siempre tenía un pero, es importante que la gente lo sepa”, alertaron.

Por otro lado, también se supo que varios medios colaboraron con mucho dinero para el tratamiento de la mujer, pero también tenían sus sospechas ya que nunca presentaba nada y pedía solo dinero o mercaderías.

Según dio a conocer el portal local Alem.Nwes, la familia hizo público un documento de una clínica de Oberá que finalmente iniciará acciones legales contra la familia por haber utilizado el logo de la clínica y haber hecho un documento totalmente apócrifo.


Si bien no han querido bajo ningún concepto que se las atienda en el SAMIC de Alem con la excusa de que los médicos de la clínica de Oberá únicamente atendían sus pedidos, igualmente se pudo conocer que Katerine tendría un problema respiratorio severo, pero totalmente lejano a la realidad que querían hacer creer.

Había sido un mismo profesional de la salud que alertó por la fotografía en la que pedían colaboración a la comunidad al notar lo burdo del maquillaje para aparentar ojeras mayores y síntomas de un tratamiento contra un cáncer terminal en etapa 4.

“Las ojeras nunca son el párpado superior, se nota mucho que es maquillaje, aparte que el cabello se pierde, ahí claramente se ven las raíces, es muy absurdo y muy malo por todos aquellos que luchan contra esa enfermedad, aparte que se nota que tiene varios kilos de más, cosa que no ocurre en enfermos terminales”, justificó un reconocido médico al que habían nombrado como el que les hacía la receta y negó la situación.

 

 

Fuente: Alem.News.