Empleados sobre el horario de corrido: “ahorrás 2 pasajes y estás más tiempo con la familia”… “empezamos a vivir y disfrutar la vida”

OBERÁ. Por estos días, el tema que se debate en las redes y ámbitos privados es la continuidad de la aplicación del horario de corrido tanto en esta ciudad como en otras, entre ellas Posadas donde se habla de dejarlo de 9 a 17. 

Tras casi dos meses de horario comercial de corrido a raíz de la pandemia, inicialmente de 7.30 a 15 y ahora hasta las 17; hubo cierto cambio de idiosincrasia en la población respecto al horario de siesta. Antes, pasada las 12 horas el movimiento comercial y de personas se veía considerablemente reducido y entre las 13 y las 15.30, las calles se volvían desérticas. En las últimas semanas se observa una mayor circulación peatonal y de vehículos en ese mismo horario.    

Entre los lectores que manifestaron estar a favor de implementarlo en forma permanente una vez finalizada la cuarentena, Kini S. expresó “fui toda la vida 42 años empleada comercio y sufrí mucho con el anterior horario porque al mediodía venía lleno el micro y no paraba y el próximo llegaba a casi las 13 hs, y a las 1420 hs con ese calor insoportable de nuevo a tomar micro para llegar para las 15 hs. Este horario te da posibilidad de ahorrar 2 pasajes, el traqueteo y estás más tiempo en familia”. Mencionó que “los súper (antes)cerraban a las 20 horas (21 en caso de Dinco), pero entre hacer caja ya llegás a las 21 hs.”. “La vianda te llevás de tu casa”, finalizó. 

En su caso, trabaja en una bulonera y ferretería desde hace 28 años, pero anteriormente lo hizo en la extinta Ford Alejandro, además en Posadas y en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, éste último lugar donde trabajaba en horario corrido: “teníamos una cocina y el que no atendía cocinaba; se hacía la compra y nos dividíamos. Llevaba a mi hijo a la guardería a las 8 y salía a las 16 y lo buscaba”, describió, recalcando que allá (La Plata) la guardería para empleados de comercio era gratuita, es una cuota nada más. Sería muy útil que el gremio piense en las familia con cobertura SOS”, dijo. 

Por su parte, Cintia W. comentó que “para mí está espectacular, soy empleado de comercio y estaba cansada de llegar un sábado a las 21 horas a mí casa. Creo que solamente puede opinar al que le toca trabajar los horarios de comerciante, no el q sale a pasear como la mayoría hace en Oberá”.
Belu K. manifestó “Totalmente de acuerdo. Aparte tenemos toda la tarde para hacer lo que quisiéramos. Empezamos a vivir y disfrutar la vida”. 
En el mismo sentido, Andrea Soledad Aguirre expresó “soy empleada de comercio y es muy cansador el horario cortado porque una hora estás en tu casa y enseguida tenes que volver al trabajo. Hasta las 22 maso que es el horario que llegó a mi casa. Estaría bueno que al fin tengamos un poco de consideración y podamos tener tiempo para descansar. Seria genial seguir con el horario corrido. Y si solo el que trabaja en supermercado entiende lo que es”. 
Ivanna B. opinó “yo trabajé horario de corrido y es lo mejor volvés el otro día menos cansado aparte te ahorras 2 viajes, te ahorras ropas y zapatos, etc. Lo recomiendo siempre y cuando respeten las 8 o 10 horas como era en mi caso por consenso de los empleados así los sábado no se trabajaba “.
Enzo G. reflexionó que “si los comerciantes y trabajadores están de acuerdo me parece una excelente iniciativa, debemos cambiar el horario que tenemos de “pueblo” sin menospreciar, pero Oberá debe empezar a funcionar como una ciudad, que es lo que es , y seguramente nos vamos a beneficiar todos”.
Leandro M. dijo “Es muy bueno el horario pero deberían ser hasta las 15:00 0 16 horas así los empleados del comercio pueden disfrutar con su familia, ya que antes no podían porque salían a las 21:30.. creo que hay que mantener ese horario de ahora después que pase todo”.
Rubén M. analizó “la verdad que los comerciantes y profesionales deberían contemplar que muchos de sus clientes son del interior y mucha gente tiene que quedarse dando vueltas por la ciudad porque tienen que esperar hasta que habrán nuevamente los negocios. Siempre pensé que sería una solución el horario de corrido, ya que las familias sufren las consecuencias de padres ausentes, y además teniendo conocimiento de la vida de Santa Rosa, Brasil, los habitantes pueden pasar mas en familia, o hacer otros proyectos como seguir estudiando en horarios nocturnos, hacer deportes, incentivar a la filantropía etc. Los comercios y profesionales en Oberá, no todos, pero muchos son unos explotadores de sus empleados, y muchos solo piensan en el dinero, no en ayudar al prójimo con lo que tienen o lo que saben. Espero que Oberá sea un lugar mas amigable en los próximos años”.
Delia Z. opinó que “está muy bueno el horario de corrido, ahora lo estamos de a poco comprobando, el empleado ahorra en dos pasajes, la gente de los alrededores se queda a comprar. De a poco se dan una escapada a comprar el que sale de su oficina y ni hablar de lo que nos perdimos de vender a los brasileros cuando venían y no podían quedarse hasta la tarde, muchas veces nos quedábamos los dueños de negocios atendiéndoles al mediodía. Hay que cambiar y dejar la mentalidad de pueblucho, miremos las otras provincias o ciudades mas grandes, y los super deberían tener horarios rotativos o aumentar mas cantidad de personal ya que facturan lindo”.
 
 
 
Por su parte Yiyo S. expresó que “sería bueno que siga el horario de 7 a 15 porque nosotros los empleados de comercio desde que empezó la cuarentena somos los que más trabajamos y nadie nos pregunta nada”. 
 
Gissel B. fustigó que “si va a ser de corrido, que sean 8 horas que es lo que corresponde, hasta las 15 está perfecto. Ahora en algunos comercios tienen 1 hora y media, 2 como mucho para ir a su casa que no sirve mas que para gastos de ir y venir, si cumplen con las 8 está perfecto, no como ahora que salen a las 18 con suerte en los super”. 
 
 
Cabe recordar que anteriormente, los empleados entraban a trabajar a los supermercados a las 7 o 7.30 hasta las 12.30 o 1 pm, para luego regresar a las 16 o 16.30 hasta las 21 o 21.30 sumando 10 horas de trabajo diario. En ese sentido y consultado con Ramón Diello, el titular del gremio AECO que representa a los empleados de comercio, éste afirmó que los comercios “no explotadores” rotan al personal para cumplir con la cantidad de horas establecidas por ley, es decir, un grupo entra más temprano y sale antes, mientras que otro ingresa más tarde y sale a las 17, pero no todos los hacen. 
 

Por iniciativa personal del abogado Francisco Kempski, comenzó una encuesta digital bajo la premisa de sostener el horario comercial de corrido una vez finalizada la cuarentena, argumentando que beneficios tales como reducir costos de movilidad para empleados y propietarios, como así también para los clientes particularmente de localidades vecinas que llegan diariamente a comprar o consumir servicios y hasta hace dos meses, sabían que a las 12 del mediodía cerraba todo y debían esperar hasta la tarde. 

El tema fue puesto en discusión incluso por el propio intendente Carlos Fernández quien, en conferencia de prensa, dijo “Se aplica en Encarnación y Santa Rosa, tenemos que buscar una adecuación”.


Los resultados concretos de la encuesta arrojaron el mismo resultado que la hecha en Posadas donde también se plantea mantener el horario de corrido.

Según informó Kempski, sobre la base de 624 personas encuestadas, las conclusiones son:



1- El 90% está a favor del horario extendido, resaltando los beneficios desde el punto social como tener más tiempo para compartir con la familia, poder dedicar tiempo al estudio y formación, dedicarse a proyectos personales y laborales.
Desde el punto económico evitar el doble gasto de traslado.
Desde el punto de salud y emocional, se reduce el stress, la gente es más feliz.

2- El rango etario fue de 45% de 21 a 35 años, y el 48,6% de 35 a 60 años y el porcentaje restante mayores de 60 años.

3- El 50% de la población obereña tiene una edad de 18 a 35 años, lo cual representa una población joven y un cambio generacional que pide adaptarse a los nuevos cambios del mundo.

4- Su implementación debe adecuarse a las distintas modalidades de trabajo y analizando cada rubro en particular. No hay impedimentos legales para su implementación