Compró de “buena fe” una olla robada ofrecida por internet en $2 mil

ALEM. La División Investigaciones en coparticipación con la Comisaría seccional primera de Alem esclarecieron tres hechos delictivos en las últimas horas; logrando el secuestro de los objetos robados tras realizar un estricto seguimiento por el sistemas de video vigilancia y el barrido de redes sociales.

La policía pudo llegar a cada uno de los compradores de los objetos robados; realizando barrido de redes se pudo establecer que una olla a disco denunciada como sustraída por MABEL A.D.O., estaba siendo ofrecida en un grupo de compra venta local, por lo que tras un rastreo y con conocimiento de la justicia penal se pactó el encuentro con un hombre , quien luego fue identificado como JORGE F. de 39 años, quien entregó a los investigadores el objeto robado, mencionando haberlo adquirido de buena fe por la suma de $2.000 pesos a un desconocido.

El segundo hecho esclarecido por la Policía de Alem fue tras la denuncia de Antonia P., quien manifestó la sustracción de una bicicleta rodado 20. Con el sistema de video vigilancia se estableció que una persona con una bicicleta similar a la denunciada había ingresado al barrio 12 de octubre de esta ciudad; ya en el lugar se entrevistaron con la progenitora de un menor de 10 años, quien manifestó desconocer que era hurtada y que la había adquirida para su hijo, abonando la suma de $1000 pesos a un desconocido.

En una rápida intervención por parte de la seccional primera y comando radioeléctrico, detuvieron a un menor de 16 años, en cuyo poder se incautaron dos teléfonos celulares que le fueron sustraídos a Sofía S. de 64 años. La denunciante se comunicó a través de la línea 101 y puso en conocimiento que un joven; cuya características fueron otorgadas a los operadores del sistema de emergencias; le había sustraído un teléfono celular marca Motorola JE30 y otro marca Nokia. Tras recorrer las cercanías a la vivienda de la damnificada se dio con un joven quien al percatarse del movimiento policial intentó huir, siendo interceptado y encontrando en su poder los teléfonos celulares. Por disposición del juez correccional y de menores el joven de 16 años fue notificado de la causa en presencia de sus progenitores, siendo luego entregado para guarda y custodia.