El hospital de Campo Viera no está preparado para partos y las embarazadas deben ser trasladas a Oberá o Aristóbulo

CAMPO VIERA. “Desde febrero a noviembre se realizaron 8 partos que llegaron en periodo de expulsión. Cabe aclarar que los partos no se realizan en los hospitales nivel 1″, explicaron desde el nosocomio, como el que posee esa localidad, por lo que las embarazadas deben ser trasladadas a Oberá o Aristóbulo, “salvo caso las que llegan en periodo de expulsión”, es decir, que darían a luz en la ambulancia si las mandaran al Samic. Lo mismo ocurre con los nosocomios del resto de las localidades de la zona, algunas distantes a más de 100 kilómetros del hospital obereño.

De esta manera, el sistema de salud misionero está totalmente centralizado y procedimientos elementales como un parto no pueden hacerse en los hospitales locales de la zona centro, saturando así al Samic.

En el hospital de Campo Viera y los dos Centros de Atención Primaria de Salud se realizaron unas 23.175 prestaciones de salud durante 2019.

De las 23.175 prestaciones, 8.351 pertenecieron al servicio de Guardia, 386 a internaciones, 9.779 en consultorio externos, 1.174 a odontología, 479 a obstetricia, 244 ecografías, 64 electrocardiogramas, 780 traslados, 560 dosis de vacunas, 18 Papanicolau, 246 test de HPV, 158 Test de sangre oculta en materia fecal .

En tanto, en el CAPS del KM 28 se realizó 700 prestaciones, en el CAPS Colonia Julio Martín 228 prestaciones.

Además, tiene 140 pacientes bajo el Programa Proteger con diagnósticos de Hipertensión, diabetes, convulsiones, EPOC, obesidad, asma, entre otros.