Estacioneros muy preocupados: sube la nafta en abril y van seis meses de ventas en baja

ECONOMÍA. “Las naftas vuelven a aumentar en abril, en parte por la variación del crudo y del dólar, además de la actualización de impuestos que quedó pendiente en marzo. Pero más allá de las causas, está claro que será muy negativo para el sector”, Guillermo Lego, gerente de CECHA.

Por efecto de una actualización de impuestos que no llegó al precio en su totalidad con el incremento de marzo, y el ascenso que en las últimas semanas exhibieron el dólar y la cotización del crudo internacional, abril llegará con un nuevo aumento en los combustibles líquidos que se comercializan en la Argentina.

El incremento fue anticipado desde tres organizaciones diferentes que nuclean a los estacioneros de todo el país. Los voceros consultados coincidieron en que los valores se elevarán durante la primera semana del mes próximo, y que dicha suba no será menor al 4%.

De aplicarse ese ajuste, el precio del litro de nafta súper en la Ciudad de Buenos Aires superará por primera vez los 40 pesos – si se toma como referencia los valores de la estatal YPF -, mientras que la misma unidad de premium trepará a los 46,28 pesos. En la zona litoral, por supuesto, costará mucho más que en el centro del país.

El diesel estándar, en tanto, aumentará a 37,67 pesos el litro, mientras que el gasoil de mayor refinamiento rozará los 44 pesos.

El aumento en cuestión, señalan con gran preocupación los estacioneros, llegará en el peor momento de la comercialización de los últimos cinco años. Con el cierre de marzo, según consignan los empresarios de la venta de naftas, se completarán 6 meses de resultado negativo en lo que hace a la venta de combustibles.

Los titulares de estos establecimientos reconocen que este nuevo ajuste será sumamente negativo, dado que muchas empresas operan en rojo. Referentes de entidades como CECHA, la confederación que integra a los expendedores, señalan que desde septiembre de 2018 a hoy, el sector sufrió una caída de las ventas de 120 millones de litros mensuales en promedio.

“Las estaciones de servicio están vendiendo unos 160.000 litros menos al mes frente a los niveles de septiembre. Para funcionar bien en términos económicos, los puntos de venta deben comercializar algo más de 300.000 litros en el mismo lapso. Pero hoy la mayoría vende menos de la mitad de lo que se requiere para sobrevivir”, indicó a iProfesional Guillermo Lego, gerente de CECHA.

“Las naftas vuelven a aumentar en abril, en parte por la variación del crudo y del dólar, además de la cuestión de impuestos que quedó pendiente. Pero más allá de las causas, está claro que será muy negativo para el sector. La demanda está cayendo a niveles de hace cinco años y nada nos hace suponer que esto cambiará en breve. Con otra suba, los números van a empeorar”, añadió ante iProfesional.