Barredo renunció a la defensa del sospechoso de asesinar a Fiorella

SAN VICENTE. Más de un centenar de vecinos de esa localidad y de otros puntos de la provincia se hicieron presente frente al Salón Cultural el viernes. La manifestación se dio poco después de las 18 bajo una torrencial lluvia que no frenó el reclamo de justicia por el Caso Fiorella.
En el lugar varias personas tomaron los micrófonos y se dirigieron a la multitud, entre ellos Rosa González, madre de la asesinada Taty Piñeiro que volvió a pedir justicia por su hija, un crimen que en julio de este año harán 7 años de injusticia.

En las últimas horas se supo que Javier Millán Barredo, abogado obereño que había tomado el caso, dejó de ser el defensor de Leopoldo Borovski, ex pareja de Fiorella Aghem, único detenido y sospechoso del crimen.

Según explicó Barredo a Radio Libertad, tomó el caso porque el padre del acusado es amigo personal, pero finalmente desistió en las últimas horas. Afirmó que amigos le sugirieron dejar la defensa porque todo indica que el joven es el culpable. “En San Vicente se andaba diciendo que si estaba Millán el chico iba a salir. Esto no es así” y agregó “Tengo la dicha de decir que soy bueno, trabajador, lo que no significa que saque a nadie de la cárcel. Eso lo determina un juez y no un abogado por más bueno que sea. El problema es que muchos amigos me llamaban que sus hijos estaban mal porque creían que conmigo Borovski iba a salir sí o sí. Esto me hizo replantearme mucho y lo hablé con el padre y me entendió que no siguiera”, dijo.

“Creo que las mejores pruebas para resolver un crimen así son las biológicas. Contra eso no se puede hacer nada, uno puede decir que estuvo en tal lado determinado día y que testigos lo ratifiquen. Pero si aparecen pruebas biológicas tuyas en la escena del crimen o cuerpo de la víctima ya está”.

 

Por otro lado habló Vicente Pablo Correa de Melo, padre de Candela, Sanvicentina desaparecida hace 13 meses.

Palabras del tío de Fiorela:

La marcha comenzó poco después del discurso de Mercedes Pereyra, madre de Fiorela Itatí Aghem quien también dedicó unas palabras frente a la Comisaría de la Mujer.

Poco después de que hablara Mercedes se produjo un breve corte de energía eléctrica, increíblemente en ese momento el cielo comenzó a despejarse para dislumbrar un espectacular atardecer con un nítido arcoiris, no fueron pocos los que comenzaron a derramar lágrimas de emoción.

Fotos y filmación: Patricia Cueliche / San Vicente Informa