Precios altos: conductores huyen de los combustibles Premium; aumentó la importación de Gasoil y náfta

ECONOMIA. Por los sucesivos ajustes en los surtidores, los automovilistas argentinos mantienen la preferencia por la nafta más barata en detrimento de la de mejor calidad. Pero al mismo tiempo, desde la liberación del mercado ordenada por el Gobierno nacional en octubre del año pasado, la Súper aumentó 70%.

Según los últimos datos oficiales sobre ventas de combustibles durante agosto pasado, los despachos de la versión Súper creció 9% en un año, frente a una abrupta caída de casi 13% en la variedad Premium en el mismo período. 

En simultáneo, luego de dos años, volvió a crecer en el expendio de Gasoil Grado 2, más conocido como el “Diésel común”. En el análisis mes a mes, la comercialización de Gasoil barato subió 9,3%, mientras que la del Gasoil Grado 3 (el Premium) avanzó 3,4%, En el caso de las naftas, la Súper aumentó 4% y la Premium se desplomó 6,7%. 

Estas cifras ratifican que tras la disparada del tipo de cambio y del precio internacional del crudo, se consolida la tendencia de los conductores de elegir el producto más económico, frente a la imposibilidad de costear un producto de mejor calidad y rendimiento.

A casi un año de la liberación del mercado de combustibles en la Argentina -20 de octubre de 2017-, el barril de Brent pasó de u$s 57 a u$s 77 en agosto, y hoy ya se ubica por encima de los u$s 84.

 

El mercado sigue dominado por YPF, con 54% de total de las ventas. Le siguen Raízen (Shell), con 21%; Pan American Energy (Axion) y Trasfigura (Puma+Petrobras), con 4,7%.

En el ranking de América latina hasta agosto, la nafta de la Argentina se mantiene entre las más accesibles de la región, con u$s 0,84 por litro. 

Los operadores de EESS remarcaron el descenso en la importación de crudo medido en metros cúbicos en lo que va del año, pero señalaron la creciente necesidad de comprar al exterior combustibles líquidos para proveer la demanda local. En un solo mes se adquirieron del extranjero 41.721 m3 de Gasoil G2; 215.912 m3 de Gasoil G3; 31.999 m3 de Súper, y 26.987 m4 de Premium.

Los estacioneros coinciden que si bien aumenta la producción de petróleo y gas en el país, la refinación no cumple con los niveles de eficiencia recomendables para sostener las ventas domésticas. En un año, el volumen de productos procesados en Argentina escaló de 2.360.000 m3 a 2.380.000 m3, aunque no es suficiente para cubrir los requerimientos del mercado nacional. (Ambito)