Piden el desalojo de las tierras tomadas: “La jueza nos mintió descaradamente en nuestra cara”

OBERA. Fueron palabras de una vecina que asistió junto a Carlos Larré y Viviana Baez, propietarios de las tierras tomadas en Villa Stemberg, tras la audiencia junto a vecinos del barrio 180 viviendas en el Juzgado de Instrucción Uno con la magistrada Alba Kunzmann de Gauchat, solicitándole ejecute la orden de desalojo a un mes de la ocupación.

 

En la oportunidad, según los afectados, Gauchat les pidió que ellos busquen información y consigan los nombres de los ocupantes que están en sus tierras intrusadas. Pero además les dijo que había dado la orden a la Policía de Misiones para que llevara adelante un relevamiento a fin de obtener los nombres de los ocupas.

La vecina no conforme, consultó con las fuerzas donde les afirmaron que no recibieron esa orden desde el poder judicial, más que la de custodiar los predios, pero sin ningún tipo de actuación.

“Fui al juzgado junto con Charly y Viviana, y otros vecinos, la jueza dijo que había mandado a la policía a hacer un relevamiento buscando datos, nombres de las gente que está ahí, lo mismo que nos pidió a nosotros, hoy fui a averiguar a la policía y me dijeron que no, que la jueza nunca mandó, que no tenía conocimiento, no tienen orden tampoco, que solo fueron para custodiar a la gente de la municipalidad cuando fueron” y fustigó “lamento decir que la jueza nos mintió descaradamente en la cara”. “Un detalle más para decir que la jueza está apoyándole a ellos y si no hacemos nada en contra, estos (por los ocupas) se van a quedar” en sus tierras especuló.

 

En ese sentido, Larré que ya presentó toda la documentación acreditando su propiedad, relató posterior a la audiencia “eso tiene que hacer la policía, la justicia, moverse ellos, nosotros tenemos que llevar nombres de los que están arriba de nuestra propiedad, es algo insólito, lamentablemente vamos a tener que buscar otro manera” observando un accionar nulo por parte de la magistrada que “está más preocupada si los chicos tienen piojos o no” expresó. Para Larré, la inacción judicial parece centrarse en los derechos humanos de quienes intrusaron sus tierras y la de los vecinos, dejando de lado la propio Constitución Nacional que protege la propiedad privada.

 

Mientras tanto, tanto el sábado como esta semana, se vio una camioneta Ford Ranger y un MB 1114 llegar con más tablas para continuar edificando precarias viviendas sobre las tierras en cuestión.

“Hasta que éstos (el poder judicial) se muevan, van a tener un edificio en los terrenos” expresó son sorna Larré el lunes.

 

Los usurpadores se asentaron, entre otros, en lotes de su propiedad a metros de calle Balcarce y avenida Yerbal Viejo. En el país donde todo es al revés, la justicia aún no ordenó el desalojo pero sí le exigió presentar toda la documentación que acredite ser propietario de las tierras además de tener incluso los impuestos al día, cosa que ya cumplimentó hace dos semanas.

El comerciante gastronómico detalló “yo ya presenté todos los papeles, títulos, planos, obras arriba, impuestos, fotos, todo lo que me pidió (la jueza) y también firmé el permiso para que la municipalidad pueda entrar a hacer el censo” y agregó  que los asesores legales le confirmaron que con todo lo que presentó ya debería haberse llevado a cabo el desalojo. Además amplió la denuncia contra Hugo Silva (detenido con preventiva por instigación) y Ricardo Dos Santos, el otro cabecilla en las intrusiones de Stemberg e hizo una tercera ampliación de denuncia en la fiscalía.

 

Los frentistas que habitan el barrio Iprodha afirman que son víctimas de insultos y piedras arrojadas a diario en sus casas, sobre todo durante la noche. A esto se suma el humo de los fuegos que realizan quemando vegetación. “Tenemos miedo de salir, de dejar la casa sola” describió una vecina.

El primer día que ocurrieran las usurpaciones encabezadas por Hugo Silva, Larré fue avisado que sus tierras fueron ocupadas. Describió que apenas se enteró, fue al lugar y logró convencer al grupo de personas que la tierra es suya, hasta debió mostrarle el título de su propiedad, sin embargo luego llegaron otros, se instalaron y dijeron que no se van a ir porque “les mandaron a meterse” en ese lugar. Alguien que trabaja en la municipalidad les hizo creer que ese predio cerca del arroyo, es de uso público y además mencionaron que Silva era su “representante”.

 

“Vienen pesados y dicen que no se van a ir, que le mostremos papeles de que somos los dueños porque les dijeron que es espacio verde, nos mandan a hablar con su representante que es Silva, tenemos que estar cuidando para que no se meta más gente” narró anteriormente.