Iba vender a su bebé en unos $30 mil: “Cuando naciera me iban a pagar algo para que yo pueda tirar un tiempito”

ALEM. Declaró ante las autoridades la madre que intentó vender a un recién nacido.

Visitemos Misiones Noticias pudo acceder a las declaraciones e investigación de la causa iniciada a Mónica Anahí M., quien confesó el hecho luego de las primeras averiguaciones realizadas por parte del personal de la comisaría de San Javier, dependiente de la UR-VI y gracias a la denuncia efectuada por personal médico del Hospital SAMIC.

Según consta en los expedientes, Mónica se encontraba ya residiendo en la casa del apropiador en el Barrio Malvinas de la Localidad de San Javier, identificado como Juan N., quien aludió a que hace mucho tiempo querían junto a su esposa adoptar a un bebé, por lo que al enterarse que la madre buscaba una familia para que se quede con su hijo al nacer, no dudaron en un acuerdo que sirva a ambas partes.

Si bien no figura una cifra exacta del monto que se habría de pagar luego del parto y posterior documentación, se sabe que Mónica recibiría una cifra que ronda entre los 20 y 30 mil pesos, más ropa y mercadería.

“Yo me fui a vivir a la casa del señor con su esposa y ellos me brindaban ropa y comida, así como cuando naciera, me iban a pagar algo para que yo pueda tirar un tiempito”, declaró la progenitora.

Como un acuerdo, la futura familia adoptante, había pactado que al momento del nacimiento dirían ante las autoridades que el padre es el dueño de casa, como conociendo la importancia de que el menor sea del mismo apellido y así facilitar los trámites para lograr “engañar a los que hacen los documentos”, lo que hacía sospechar que habrían sido “asesorados” por un letrado que les brindó detalles para burlar a la justicia. Lo que nunca tuvieron en cuenta, es que la joven madre no se acordaba bien el apellido de los ideólogos de la treta, ni se habrían puesto de acuerdo sobre el nombre del recién nacido, lo que facilitó que el personal del SAMIC se diera cuenta que algo no estaba bien, informando inmediatamente lo sucedido.

“Soy madre de otra menor de edad y no podía mantener otro hijo, por eso buscaba una familia, pero ahora me arrepiento y me quiero quedar con el bebé”, manifestó Mónica ante la justicia.

Luego de tomar las declaraciones correspondientes, el juzgado de familia local determinó que en caso de no haber denuncia por parte de Mónica hacia la familia que la albergaba en San Javier “no hay delito”, por lo que se dispuso que dada de alta de la misma, siga a cargo del menor, pero continuar con visitas periódicas para evaluar de cerca que siga en perfectas condiciones. (Visitemos Misiones)