Votación para limitar suba de tarifas: Franco, Morales, Wellbach, Derna y Di Stéfano se ausentaron

BUENOS AIRES.El proyecto de ley para limitar los incrementos de tarifas por encima del índice de variación salarial recibió 133 votos a favor, 94 en contra y tres abstenciones. El tablero no sólo confirmó la preanunciada victoria de la oposición, sino que también arrojó varias sorpresas.

Por la Coalición Cívica, sólo el bonaerense Javier Campos votó negativamente. El resto se ausentó, desde Elisa Carrió hasta Héctor “Toty” Flores, Juan Manuel López -que fue uno de los oradores en contra-, Paula Oliveto, Alicia Terada, Marcela Campagnoli, Lucila Lehmann, Leonor Martínez Villada y Orieta Vera González.

Otra diputada que no concurrió a la votación fue la chaqueña Aída Ayala (UCR), quien se encuentra con un pedido de desafuero, acusada de liderar una supuesta asociación ilícita dedicada a lavar dinero en la provincia.

Las abstenciones fueron las de Martín Lousteau, Carla Carrizo y Teresita Villavicencio, del bloque Evolución. El mendocino José Luis Ramón, quien comparte con ellos el Interbloque Socialdemócrata, se diferenció y votó a favor de la iniciativa. También lo hicieron el socialista Luis Contigiani y el salteño Alfredo Olmedo.

El grueso de los apoyos provino del interbloque Argentina Federal, el Frente Renovador y el Frente para la Victoria-PJ. También acompañaron los tres legisladores de la izquierda y los cuatro integrantes de Unidad Justicialista, el espacio puntano que responde a los hermanos Rodríguez Saá -Ivana Bianchi, Karim Alume Sbodio, Victoria Rosso y Andrés Vallone-.

En cambio, los misioneros del Frente de la Concordia Jorge Franco, Flavia Morales, Ricardo Wellbach, Verónica Derna y Daniel Di Stéfano, quienes actúan bajo las órdenes de Hugo Passalacqua, dejaron sus bancas vacías. El radical Luis Pastori votó en contra.

El Frente Cívico por Santiago, el espacio que representa al gobernador Gerardo Zamora, eligió caminos diferentes. Claudia Zamora -esposa del mandatario-, Norma Abdala de Matarazzo y Estela Mary Neder votaron a favor, mientras Hugo Infante, Mirta Pastoriza y Graciela Navarro estuvieron ausentes.

Por Córdoba Federal, el bloque referenciado en Juan Schiaretti, votaron a favor los diputados Martín Llaryora, Juan Brugge y Alejandra Vigo, mientras que Paulo Cassinerio estuvo ausente. En cuanto a los tres tucumanos liderados por el gobernador Juan Manzur -Gladys Medina, José “Mellizo” Orellana y Pablo Yedlin-, los tres se inclinaron por la afirmativa.

Por último, en lo referente a monobloques, Alma “Chani” Sapag, del Movimiento Popular Neuquino, estuvo ausente. Los santafesinos Alejandra Rodenas y Alejandro Ramos acompañaron el proyecto, al igual que el mendocino Omar Felix y la catamarqueña Silvana Ginocchio.

 

El corazón del proyecto aprobado consiste en que la actualización de las tarifas no supere a la variación salarial para los usuarios residenciales, y en el caso de las pymes a la variación del índice de precios mayoristas -sólo para las de consumos medios y bajos-. La futura ley sólo alcanzaría a los servicios de concesión nacional, y las provincias podrían adherir. Otro de los puntos centrales es el que retrotae los valores a noviembre de 2017.

Los mentores del proyecto -el justicialista Diego Bossio y el massista Marco Lavagna- tuvieron que dar marcha atrás con la rebaja del IVA en las facturas del 21% al 10,5%. Por tratarse de un impuesto coparticipable, esa reducción había sido muy cuestionada por gobernadores. Y en el radicalismo advertían sobre un costo fiscal de 49.300 millones de pesos sumando 2018 y 2019.

Esa no fue la única modificación que sufrió el texto aprobado en comisiones. También se amplió el espectro de beneficiarios de la tarifa social -se incluyó, por ejemplo, a los clubes de barrio-, y se eliminó el tope de aumentos para el transporte automotor (colectivos) y peajes.

“Esto no es un proyecto de ley de desestabilizadores, de demagogos, ni de irresponsables: es un proyecto que trae la solución que está exigiendo la sociedad argentina”, afirmó el presidente de la Comisión de Obras Públicas, Sergio Ziliotto, al abrir el debate, que se extendió durante 12 horas.