Rechazan maniobras del oficialismo en la designación de integrantes de la Magistratura



El diputado nacional de Juntos por el Cambio, Martín Arjol, se refirió al conflicto de poderes de gravedad institucional que la vicepresidente generó al desobedecer una orden de la Corte Suprema de Justicia

La última sesión del Senado de la Nación dejó un gusto amargo debido, principalmente, al incumplimiento por parte del oficialismo de un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Las maniobras del kirchnerismo para conseguir sus cometidos dentro de la Cámara Alta derivaron una vez más en una estrategia que tira por el suelo los principios de la división de poderes.
Es que la Corte Suprema había revocado, a través de un fallo, el decreto que designaba al senador Martín Doñate como integrante en el Consejo de la Magistratura por la minoría, pues para llegar a esto, la vicepresidente Cristina Kirchner había decidido dividir el Frente de Todos dentro del recinto, resultando en una jugada ilegítima y de gravedad institucional. El máximo órgano judicial determinó que debía ser el representante del PRO, Luis Juez, quien ocupara ese lugar.
Sin embargo, en la sesión de ayer, se dio lugar a la designación de Doñate sin acatar esta resolución judicial, lo que produjo la protesta de los senadores opositores, que decidieron no bajar al recinto en reclamo por la situación.
“Todo este panorama resulta en un grave conflicto de poderes, llevando nuevamente a que la agenda de Argentina pase por la agenda judicial de Cristina Fernández”, señaló al respecto el diputado nacional de Juntos por el Cambio, Martín Arjol.
Recordó que al momento de notificarse la sentencia, la segunda minoría era el Frente PRO, por lo que es su representante quien debiera ocupar esa banca en la Magistratura.
Aunque desde el espacio se adelantó que se harán las denuncias correspondientes del caso, el legislador apuntó a que esto “deja entrever la manera en la que opera el kirchnerismo para conseguir sus objetivos, incumpliendo órdenes del órgano más importante de la justicia en Argentina, acción que de por sí es inconstitucional, y generando además un agravio institucional pocas veces visto”.
“Instamos al oficialismo a dejar de lado la agenda judicial y ocuparnos de los temas prioritarios de la gente, como la inflación, el trabajo y la seguridad”, cerró Arjol.