La Defensoría pidió al CGE soluciones edilicias para la escuela 66 y el CEP 44

▶ Solicitan soluciones concretas para dos establecimientos educacionales.

Desde la Defensoría del Pueblo de Oberá, presentaron nota al Consejo General de Educación de la Provincia de Misiones, solicitando a la mayor brevedad posible, soluciones concretas a las siguientes problemáticas edilicias de la Escuela Especial N° 66 y del Centro Educativo Polimodal Nº 46.

Ambos establecimientos educacionales se encuentran sobre calle Francia de la ciudad, el Centro Educativo Polimodal Nº 46, precisamente en la calle Francia Nº 1055 (esquina calle Formosa) y la Escuela Especial N° 66, localizada en la calle Francia (entre Polonia y Formosa).

Entre las problemáticas que se pudo corroborar en el lugar, es que CEP comparte el medidor de energía con la Escuela especial, generando dificultades en el suministro eléctrico. Los edificios escolares también comparten el medidor de agua potable.

Además, tienen sanitarios muy deteriorados en el CEP 46 y la Escuela Especial Cuenta con un único sanitario propio, el cual no solamente resulta insuficiente, sino que además el mismo no está adaptado, lo que reporta enorme gravedad considerando que el establecimiento es una escuela especial para niños con discapacidades.

Pero las problemáticas están por dónde se lo mire, es así que las aulas de ambas instituciones tienen dañados gran parte de los mismos, desde las ventanas, con roturas de vidrios, carecen de cielorraso y las cerraduras de las puertas exteriores requieren urgentes reparaciones.

Para ambas escuelas necesitan un patio techado para días de lluvias y en la Escuela Especial, el camino interno de ingreso del predio requiere, al menos, contar con un piso alisado para que en los días con precipitaciones pluviales los niños no se embarren al descender de los transportes municipales que los conducen al establecimiento.

Cabe destacar que necesitan de Insumos y elementos de limpieza para conservar la adecuada higiene del establecimiento y preservar la salud de la comunidad educativa, como así también insumos de papelería e informáticos necesarios para la realización de las tareas administrativas.

Por todo lo expuesto, que fue detallado en la nota presentada al CGE, manifiestan desde la Defensoría que el actual muy lamentable y peligroso estado edilicio de los establecimientos educativos mencionados (que presentan patologías edilicias que configuran un inminente –pero evitable- riesgo a la comunidad educativa) puede ser revertido por el actuar, con la premura necesaria, por parte del Consejo General de Educación conforme a la presente comunicación.