Diputados presentaron un proyecto para adherir a la lucha de las mujeres en Irán

Un grupo de diputados del PRO, presentó un proyecto de apoyo a la lucha de las mujeres en Irán contra la opresión, la violación
de sus derechos humanos y la represión que se agrava día a día, buscando por este medio contribuir a su pronta superación.

Firmantes: LOSPENNATO, Silvia; FINOCCHIARO, Alejandro; OCAÑA, Graciela;
EL SUKARIA, Soher; QUETGLAS, Fabio; RODRIGUEZ MACHADO, Laura;
IGLESIAS, Fernando; JOURY, Mercedes; REY, María Luján; BESANA, Gabriela;
SOTOLANO, María; ROMERO, Ana Clara; TAVELA, Danya; MORALES
GORLERI, Victoria

 

FUNDAMENTOS
Señora presidenta,
El presente proyecto tiene por objeto manifestar nuestro apoyo a las mujeres iraníes que luchan por sus derechos más elementales en la República Islámica de Irán.
Desde la instalación del régimen islamita, las mujeres han sido el primer objetivo de la represión en la República Islámica de Irán. La primera medida que tomó Jomeini, el líder de la revolución iraní fue el velo obligatorio. El velo obligatorio y la creación de la policía de la moral tuvieron por objetivo detener a las mujeres que transgredían la ley islámica, castigando a las mujeres que se atrevían a vestirse como querían. Y desde el comienzo de la República Islámica, fueron arrestadas por cientos cada día. La Policía de la Moral del Gran Teheran
consiguió crear un clima de terror en el espacio público mediante el procedimiento de detener a las mujeres que, según la ley islámica, “no estaban correctamente vestidas”, detenerlas y llevarlas a los tribunales. La condena consiste en latigazos en el espacio público y en pagar costosas multas, fuente de importantes fondos de dinero para el Estado.

Así, las mujeres han sido humilladas durante todos estos años y siguen sufriendo enormemente. En este marco, la muerte de Mahsa Amini, una joven de 22 años que falleció bajo custodia policial tras haber sido detenida por llevar el velo mal puesto, se convirtió en un símbolo de la opresión violenta que las mujeres han enfrentado en Irán durante décadas, y su nombre se ha extendido por todo el mundo.
Luego de más de cuarenta años de represión, las generaciones más jóvenes se están adueñando del espacio público. Se trata de jóvenes iraníes cada vez más valientes, mujeres que infringen las leyes en masa quitándose sus pañuelos de sus cabezas y agitándolos o arrojándolos al fuego, enfrentando a efectivos policiales y alzando sus voces al grito de: «Mujeres, vida, libertad».

Las mujeres iraníes han salido a la calle en protesta por sus derechos y reprimidas violentamente por Policía de la Moral, también conocida como la Patrulla de la Orientación, que es la fuerza oficial iraní encargada de velar por el respeto y cumplimiento a las normas sociales de vestimenta que el régimen teocrático impone en la República Islámica.

Según la Organización Hengaw para los Derechos Humanos, hasta el momento al menos cinco manifestantes recibieron disparos mortales en los
últimos días durante las protestas y manifestaciones mientras que otros 75 resultaron heridos.
Los líderes mundiales están alertas y el nombre de Amini llegó incluso a la Asamblea General de las Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York de esta semana.
E l secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que está «preocupado por los informes de protestas pacíficas que fueron respondidas con un uso excesivo de la fuerza causando decenas de muertos y heridos» y reiteró un llamado del Alto Comisionado Interino para los Derechos Humanos para una pronta investigación sobre la muerte de Amini por parte de una «autoridad competente independiente». Éste alertó el día anterior que “los expertos de la ONU condenaron enérgicamente el uso de la violencia física contra las mujeres en Irán por parte de las autoridades estatales. Hacemos un llamado a las autoridades iraníes para que lleven a cabo una investigación independiente,
imparcial y rápida sobre la muerte de Amini, hagan públicos los resultados de la investigación y responsabilicen a todos los perpetradores”, agregó.