Pastor fue condenado a 18 años de cárcel por abusar reiteradamente de niñas en un hogar

El Tribunal Penal Uno de Oberá, durante la mañana del jueves, condenó a Baldomiro Runge de 56 años, a 18 años de prisión por abuso sexual con aseso carnal de niñas en el hogar Esperanza de San Vicente, en el año 2004, cuando el pastor estaba a cargo de la institución.

Los jueces Francisco Aguirre, Miguel Moreira y Jorge Villalba, sentenciaron al religioso por los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado, abuso sexual simple reiterado y amenazas.

Fue una de las menores que estaba alojada en el hogar, quien lo denunció, a la que se sumaron otras dos declarando haber sufrido manoseos y tocamientos por parte del parte del pastor.

La Fiscal Estela Salguero calificó de «un infierno» la vida de esas menores abusadas que estaban en estado de vulnerabilidad sin sus padres y sin otro lugar dónde vivir, dónde comer, y sin posibilidad «escapar». La niña que lo denunció se crió en ese lugar desde los dos años.


Durante el juicio, una de las denunciantes declaró que «cuando orábamos nos hacía cerrar los ojos, entonces quien estaba al lado no veía cuando nos manoseaba». 




















Los defensores del declarado abusador, Sebastián González y Vicente Halfonso, solicitaron la absolución por carencia de elementos de pruebas e inmediata libertad del predicador, lo que finalmente no sucedió.









Durante la audiencia, Runge estuvo acompañado por sus dos hijos y escuchó cabizbajo el fallo condenatorio. Eligió no hacer comentarios y no opuso resistencia al momento de ser trasladado hasta la unidad del Servicio Penitenciario Provincial (SPP) que lo llevó nuevamente a la Unidad Penal de Puerto Rico, donde cumplirá condena.