EL VOTANTE KAMIKAZE

El domingo 27 de octubre de 2019 el 48% del electorado (12.670.378 argentinos) optó por cuarta vez por la kakistocracia kirchnerista. Con resultados lamentables. Una caterva de patoteros de estado se aboca meramente a lograr la impunidad de su jefa. Al tiempo la economía, la seguridad y la educación sufren una decadencia imparable. ¿Por qué? Como dice el personaje de Edward Norton en “El club de la pelea”: “Quizás la autodestrucción sea la respuesta”…

Si la intención de los votantes de Cristina Kirchner y su títere Alberto Fernández era destruir todo rasgo de meritocracia, tirarle piedras al capitalismo nacional, pasarle Liquid Paper a cada párrafo republicano y liberal de la Constitución, aspirar a ser otro parásito del estado, acogotar al sector privado, castigar a la burguesía haciéndola tener la misma calidad de vida que la clase baja, conseguir que cada persona sienta inseguridad para caminar aunque sea hasta la esquina de su casa, “vengarse” de todo aquél que no los votó, que el periodismo se autocensure so pena de perder la pauta oficial, que los ignorantes de hoy solo sean superados por los ignorantes del mañana, que los brutos ejerzan en plenitud y que sea más fácil conseguir un porro que un trabajo, quizás lo estén consiguiendo. Pero también se están autodestruyendo. Y ni siquiera se dan cuenta.

“Lo que me aterra no es que me hayas mentido, sino que ya no te voy a poder creer”, dijo Nietzsche.

Ahí andan ahora. Pidiendo repudio al hecho objetivo de que un tipo puso un arma a centímetros de la cabeza de la vicepresidente de la Nación.

Es aterrador. Ni eso se les puede creer….



Por Walter Anestiades