Hoy se cumplen 500 años de la primera vuelta al mundo, la mayor hazaña náutica de la historia

Hace 5 siglos, cInco naves partieron de Sevilla al mando de Fernando de Magallanes, pero sólo la Nao Victoria comandada por Juan Sebastián Elcano, y diecisiete supervivientes, lograron regresar cambiando los mapas del mundo conocido para siempre, confirmando la teoría de Aristóteles sobre que la Tierra es esférica.

A su vez pudieron comprobar que el diámetro del planeta es mucho mayor de lo que se pensaba hasta entonces, 12 440 km. Pero como descubrimiento mayor fue que entre América y Asia había un gran océano. Se consiguió llegar atravesando el canal que separaban a Oriente de Occidente, el estrecho luego llamado Magallanes. Esto dio lugar a nuevos territorios para los europeos, a estos nuevos lugares les dieron nombres como: Montevideo, Bahía de San Julián, Cabo de las Once Mil Vírgenes, Cabo Deseado, Estrecho de Todos los Santos, Mar Pacífico, Tierra del Fuego, Filipinas, Patagonia o el posterior paso de Drake.

La Nao Victoria completó la primera circunavegación de la Tierra tras recorrer 37.753 millas náuticas navegadas (69.918 kms), en tres años y catorce días. 

El 8 de septiembre de 1522, el capitán de la nao ‘Victoria’, Juan Sebastián Elcano, y diecisiete supervivientes completaron un viaje extraordinario que habían iniciado tres años antes, el 10 de agosto de 1519, en pos de las islas de la Especias. Partieron del puerto de las Mulas, en Sevilla, y a él llegaron. Se postraron, con un cirio en la mano ante la Virgen de de la Victoria en el convento de los mínimos en la orilla de Triana, la misma imagen ante la que Fernando de Magallanes había recibido los pabellones reales de las cinco naves que se hicieron a la mar.

La réplica de “Nao Victoria”, el primer barco que dio la vuelta al mundo |  Revista VOS

Diez arrobas de vino, un cuarto de res, seis hogazas de pan y 51 maravedíes en melones fueron el primer socorro que recibieron los 18 marineros que, exhaustos y desnutridos, arribaron por sorpresa el 6 de septiembre de 1522 a Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) tras dar por primera vez la vuelta al mundo. Dos días después, llegaron a Sevilla, completando el viaje. 

De la llegada a Sanlúcar, tres años después de su partida, de la que aún hoy en día es considerada la mayor gesta náutica de la Historia, un hazaña de la humanidad que ha sido comparada al primer viaje a la Luna, se cumplen este martes 500 años.

Y para recordar esta histórica fecha, Felipe VI presidió este martes en aguas de Sanlúcar de Barrameda una parada naval que abrirá unos actos que concluirán hoy día 8 en Sevilla, adonde aquellos supervivientes, comandados por el marino vasco Juan Sebastián Elcano a bordo de la nao «Victoria», se dirigieron para dar por concluido el viaje.

Pero hace 500 años, la llegada de aquella maltrecha nao con 18 hombres casi moribudos fue una sorpresa. Nadie les esperaba ya.

La expedición, cinco naos españolas capitaneadas por el portugués Fernando de Magallanes con 234 hombres, había partido de Sevilla el 10 de agosto de 1519 y de Sanlúcar de Barrameda el 20 de septiembre, con el encargo del monarca español Carlos I, de abrir una ruta por el oeste rumbo a las preciadas Islas de las Especias (Molucas).

Casi un año después, en noviembre de 1520, antes de atravesar lo que quedaría bautizado como el Estrecho de Magallanes y después de una revuelta, la nao San Antonio abandonó la expedición y regresó a España. Dio entonces noticias de que había perdido de vista al resto de las naves, por lo que se extendió que habían desaparecido.

«No la esperaban en absoluto», explica a EFE Guillermo Morán, subdirector del Archivo de Indias.

Cuando la «Victoria» llegó a Sanlúcar llevaba ya tiempo navegando tan dañada que sus ocupantes necesitaban achicar agua constantemente, cuenta el historiador Manuel J. Parodi, que no se imagina que contara con ningún medio para alertar de su llegada.

Uno de los documentos que custodia el Archivo de Indias refleja las cuentas de los gastos que ocasionó la llegada de aquella nao, con 18 hombres agotados y desnutridos.

Por ellas se sabe que el primero socorro que recibieron fue subir a bordo diez arrobas de vino, un cuarto de res (equivalente a unos 30 kilos de carne), seis hogazas de pan, y 51 maravedies de melones y que se pagó el sueldo a ocho hombres para que ayudaran en la maniobra de remolcar la nao, pues su tripulación no tenía fuerzas.

La «Victoria» apenas estuvo una jornada en Sanlúcar, porque al día siguiente fue remolcada por el río Guadalquivir, hasta Sevilla, donde concluía oficialmente su viaje.

Pero, nada más llegar a Sanlúcar, Elcano, a bordo del barco, escribió al ya emperador Carlos V una carta para contarle cuanto antes la noticia: «Hemos descubierto y dado la vuelta a la redondez del mundo».

«Llama la atención que no le cuenta los padecimientos, los peligros, ni el hambre que han pasado, sólo le cuenta la proeza», subraya a EFE la historiadora Enriqueta Vila.

«Se compara con el primer viaje a la Luna, ambas abrieron una nueva era en los viajes y comunicaciones. Pero creo que esta expedición fue mucho más difícil que el viaje espacial comandado por Armstrong. En este viaje estaba todo previsto, medido y controlado, la expedición de Magallanes y Elcano no. Leer a sus cronistas es impresionante, es imposible imaginarse hoy en día lo que vivieron en aquellos barcos».

A pesar de todo, se calcula que la expedición, financiada por la monarquía española y un comerciante de Burgos, resultó tan rentable que se quintuplicó la inversión, pues la nao traía sus bodegas llenas de clavo, un producto de lujo entonces por el que obtuvieron 6.680.551 maravedíes.

La nao 'Victoria' vuelve a entrar en Sevilla quinientos años después de  completar la primera vuelta al mundo | Cultura | EL PAÍS

Réplica de la Nao Victoria con motivo del V centenario de la proeza de Magallanes y Juan Sebastián Elcano

Sevilla será escenario de 'Sin límites', una superproducción sobre  Magallanes | filmAnd

Réplica de la Nao Victoria con motivo del V centenario de la proeza de Magallanes y Juan Sebastián Elcano

 

 

Composición de la flota a su salida de Sevilla

 
Nave Tonelaje Tripulación Capitán Observaciones
Trinidad 110 62 Fernando de Magallanes Termina abordada por los portugueses en las Molucas, con diecisiete marinos supervivientes, tras intentar sin éxito regresar por el este cruzando el Pacífico.
San Antonio 120 57 Juan de Cartagena Su tripulación se subleva en el estrecho de Magallanes el 1 de noviembre de 1520 y retorna a Sevilla el 6 de mayo de 1521.
Concepción 90 44 Gaspar de Quesada Abandonada y quemada frente a la isla de Bohol (Filipinas), por falta de tripulación suficiente para poder hacerla navegar.
Victoria 85 45 Luis de Mendoza Única en completar la expedición.
Santiago 75 31 Juan Serrano Naufraga el 3 de mayo de 1520 en el estuario del río Santa Cruz (Patagonia argentina)