Carrió: “El odio empezó con el kirchnerismo”

Elisa Carrió, máxima referente de la Coalición Cívica, se metió en la polémica y los cruces por el intento de asesinato de Cristina Kirchner. Así, defendió su postura crítica sobre la vicepresidenta, pero aseguró que bajo ningún concepto puede decirse que haya un discurso violento contra la exmandataria.

Carrió salió al ruedo luego de que se hicieran públicas las críticas de varios sectores del oficialismo. La respuesta de la dirigente no se hizo esperar y sostuvo que “el odio empezó con el kirchnerismo”.

“Yo creo que en la democracia esto no existe, solo hay opiniones diferentes. Yo, por ejemplo, no tengo odio contra Cristina Kirchner, al contrario, siempre sentí una profunda pena por sus hijos. Quizás, ellos quieran construir un discurso del odio. Es cierto que hay que bajar los decibeles, tanto de un lado como del otro”, agregaba Carrió.

Vale destacar que la reacción llegó en respuesta a las palabras de José Mayans, cabeza del bloque del Frente de Todos en el Senado, quien había manifestado que el juicio por la Obra Pública -seguido contra la vicepresidenta- debía frenarse “de forma inmediata”, dado que es “el germen de la violencia extrema”.

La violencia según Carrió

La líder de la Coalición Cívica no dudó un instante en afirmar que los dichos de Mayans constituyen verdaderamente “un acto violento” y “una amenaza mafiosa”.

“No hay paz sin justicia, porque, justamente, lo que hace la Justicia es restaurar la paz. En consecuencia, la división de poderes, el estado de derecho, los juicios (son importantes). Nosotros somos ciudadanos, aparte de funcionarios, y tenemos que someternos a la Justicia y confiar en que nuestros abogados nos van a defender”, sostuvo Carrió.

Finalmente dijo que “a lo mejor, hubo un problema de tono, pero no hay un discurso del odio. Ya sabemos quiénes generan odio, el odio empezó con el kirchnerismo. Yo pasé por un montón de presidencias en la Cámara de Diputados y, excepto con Monzón, que me negó la palabra, me llevé bien con todos. Esa diferencia entre peronismo y antiperonismo es mentira”.