Massa negocia un “alivio fiscal” en tres sectores clave y se prepara para un nuevo test de deuda

En medio de la tensión política que se encendió durante las últimas horas por los incidentes entre militantes kirchneristas y la Policía de la Ciudad frente al edificio donde vive la Vicepresidenta, Cristina Kirchner, el ministro de Economía evita entrar en cuestiones políticas. A días de cumplir un mes en el Palacio de Hacienda, Sergio Massa avanzará en aliviar el arco fiscal en tres sectores para que sumen dólares a las reservas.


La obsesión de Massa es que el Banco Central (BCRA) sume más divisas. Si bien esta semana el organismo monetario acumuló compras por algo más de US$160 millones, las reservas netas del BCRA -descontando el swap Chino, encajes de depósitos en dólares, préstamos del FMI y préstamos de Banco de Basilea- están en el orden de los U$S1340 millones y de restarle la tenencia de oro, se vuelven negativas en U$S2230 millones aproximadamente, indicó a TN el profesor de la Universidad del CEMA, Federico Pablo Vacalebre.


En Economía quieren acelerar una serie de medidas antes de que Massa viaje a Washington y Houston a encontrarse cara a cara con los directivos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y le permitan mostrar que es posible cumplir la meta del 2,5% del PBI de déficit fiscal. En el Gobierno detectaron un desvío del 0,7% sobre ese objetivo que intentarán achicar.
El jefe de Asesores del Ministerio, Leonardo Madcur, mantiene contactos virtuales permanentes con el organismo antes de que comience formalmente la revisión de las metas del segundo semestre.
Alivio fiscal para el agro, minería y economía del conocimiento
En este sentido, en el Palacio de Hacienda apuntaron a lo que llaman “las tres turbinas” de la “fábrica de dólares”: energía, el campo y la economía del conocimiento. Por ello, pusieron sobre la mesa una serie de beneficios fiscales para acelerar el ingreso de divisas.
Sobre la economía del conocimiento se trabaja sobre el llamado “dólar tech” y el “monotributo tech”. Ante la realidad de que muchos profesionales del área que venden sus servicios al exterior y liquidan sus honorarios en dólares a través de canales informales, ambas medidas el objetivo de que vendan sus dólares a un tipo de cambio atractivo (no al oficial) y, a su vez, poder registrar su actividad ante la AFIP y tributar en el país.
Por eso, se analiza alternativas para crear un “dólar tecno” y que las empresas que exporten este tipo de servicios puedan liquidar su remuneración a una divisa más cercana al blue como, por ejemplo, el dólar MEP.
Por otra parte, también se trabaja sobre el “monotributo tech”, enfocado en las personas que facturan sus servicios del sector tecnológico al exterior y que no tributan por ello ningún impuesto en el país. Entre los datos más concretos del proyecto en análisis está el de elevar el tope de US$1000 mensuales -y US$12.000 anuales- que se les permite cobrar en divisas en el país. Para ambos casos, se prevé que haya beneficios fiscales.
Por el lado del campo, Sergio Massa visitó este miércoles de forma sorpresiva la oficina central de Coninagro, una de las entidades que integran la mesa de enlace y cerca del ministro de Economía anticiparon que se evalúan nuevas medidas para el sector, especialmente modificaciones sobre el régimen conocido como “dólar soja”, con el cual el Gobierno pretende incentivar a los productores agropecuarios para que aceleren las ventas de la oleaginosa, pero hasta el momento fue utilizado por apenas 50 productores y permitió el ingreso de solo $400 millones. El diálogo con los representantes del agro lo lleva adelante el secretario de Agricultura, Juan José Bahilllo.
En tanto, este fin de semana se delinearon los detalles de un decreto para mejorar el acceso a divisas para el sector minero que se publicaría antes de que Massa emprenda su primera gira internacional el próximo 6 de septiembre.
La iniciativa prevé principalmente que esa industria tenga acceso a alrededor de un 20% de los dólares de exportación con el objetivo de incrementar la producción futura en el sector. Para ello, deberán adherirse un un programa de desarrollo de proveedores locales y comprometerse a sumar un agregado de valor nacional.


Nuevo test de deuda para Sergio Massa
En este contexto, el Ministerio de Economía realizará el lunes una nueva licitación de títulos de deuda en pesos. Esta es la segunda licitación prevista para el mes, con la que se busca cubrir el pago de la Lede S31G2 por $193.000 millones a fin de mes.
En esta ocasión se ofrecerán cuatro bonos, de los cuales tres serán a tasa fija y otro atado a la variación de precios. El instrumento que podrá ser suscripto solo por Fondos Comunes de Inversión será una Letra de Liquidez, a descuento, con vencimiento el 30 de septiembre. En tanto, para las entidades que integran el Programa de Creadores de Mercado, se brindará una Letra del Tesoro a descuento con vencimiento el 16 de diciembre y otro título de características similares pagadero el 31 de enero del 2023. Por último, se puede oprtar por una Letra que ajusta por CER, con vencimiento previsto para el 16 de junio del año próximo.
“Se trata de tres letras nuevas y el ojo estará puesto en la tasa que convalidará Finanzas teniendo en cuenta que buena parte de los vencimientos de agosto y de los próximos dos meses fueron despejados por el canje de principios de mes que trasladó la carga de pagos, ahora indexados por CER y tipo de cambio, a 2023 en los meses previos a las elecciones. Aun así, la demanda de financiamiento sigue siendo alta considerando que el Gobierno se comprometió a no demandar más asistencia del BCRA y la posibilidad de alcanzar la meta de déficit primario de 2,5% del PBI en lo que queda del año luce muy baja”, estimaron en la consultora LCG.