Una jubilada mató a un ladrón que entró a robar a su casa: “Era su vida o la mía”

La jubilada de 73 años que mató a tiros a un delincuente que entró a su casa para robarle en Córdoba rompió el silencio. “Estaba dispuesta a tirar porque estaba muy asustada, era su vida o la mía”, relató en diálogo con El Doce.

María Eva Gastiareana, que está imputada por homicidio pero se encuentra en libertad, contó en detalle lo que pasó esa noche: “Eran más o menos las 23:30, habíamos terminado de cenar y yo había lavado los platos. Apagué todas las luces de la planta baja e íbamos a ponernos a ver la televisión”.

Sin embargo, antes de prender el televisor, las luces de la casa se apagaron por completo. Los ladrones habían cortado el suministro de energía para entrar a robar. “Nos asomamos por la ventana y había luz en la calle y en la vivienda de nuestros vecinos, fue raro”, comentó la mujer.

Ante esto, su esposo salió a ver lo que ocurría, pero a que ella le dijo que no lo hiciera. Fue ahí que los delincuentes increparon al hombre: “Sentí ruidos de varias personas golpeando a alguien en el piso y empezaron los gritos de mi marido”.

La jubilada aseguró que su esposo “gritaba como un animal”. Y continuó: “Escuché un ‘¡cuidado!’ desesperado y tomé inmediatamente el arma”.

Cuando ella bajó del segundo piso, se encontró con dos personas que se acercaba en la oscuridad. María Eva sostuvo que uno de ellos llevaba algo en sus manos: “Para mí era un arma, no lo pude ver, pero era un arma”, sostuvo.

La mujer no lo dudó y disparó. De inmediato, uno de los delincuentes se escondió, pero no pasó lo mismo con el otro ladrón. “Atrás apareció otro con un palo en la mano y volví a tirar, a ese evidentemente le impacté”, remarcó.

De acuerdo a su relato, logró prender la luz y comenzó a amenazarse con el delincuente que se había ocultado: “‘Dejá el arma o te mato’ me decía, y yo le respondía ‘no, yo te voy a matar a vos’”.

Después de estas intimidaciones, María Eva se alejó del lugar, le propuso que ponga las manos en alto y activó la alarma.

“Mientras tanto pensaba en mi marido, que justo apareció agarrándose de las paredes, estaba muy mal. Para mí el otro ladrón estaba en la planta alta, pero ya se había escapado”, dijo, y cerró: “Me robaron la vida. Ahora hay un quiebre, se va a hacer difícil, pero yo quiero recuperar mi vida. Es cuestión de ponerle voluntad y fuerzas”.

Cómo fue el intento de robo en Córdoba
El hecho ocurrió en una casa de la localidad de Bialet Massé, en el valle de Punilla, en Córdoba. La jubilada de 73 años mató de varios disparos a uno de los delincuentes que entraron a robar en su casa.

El hecho ocurrió en la madrugada del jueves pasado en una casa de calle Belgrano al 2100. Dos hombres ingresaron a robar y atacaron a trompadas al dueño de la casa, de 70 años.

El propietario de la vivienda había sido sorprendido por los delincuentes cuando se encontraba en el patio de su casa. Según detalló el comisario Renato Panessa, los agresores actuaron con violencia: a golpes de puño lo obligaron a ingresar.

En medio de un forcejeo entre el hombre y los delincuentes, que le pedían que les diera todos sus ahorros, la esposa del jubilado tomó un arma que era de ella y disparó en dos oportunidades, uno de los tiros impactó en uno de los ladrones.

De inmediato, médicos de un servicio de emergencias concurrieron al lugar y constataron el fallecimiento del delincuente. En tanto que el otro logró escapar y está prófugo.

Según medios locales, el ladrón muerto es un hombre de 30 años, identificado como Marcos Farías, y que ya tenía antecedentes por robo.