Avión venezolano-iraní: la DAIA asegura que el piloto está vinculado con el “transporte de armas o personas”

Marta Nercellas, abogada de la asociación de la colectividad judía en la Argentina, señaló que no hay elementos que indiquen que el vuelo fue de instrucción y que Gholamreza Ghasemi tiene casi 10 mil contactos en su teléfono.
Cinco días después de que el juez Federico Villena aprobara la salida del país de 12 de los 19 tripulantes que viajaron en el avión venezolano-iraní que fue retenido en Ezeiza, la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) aseguró que “no hay un solo elemento que indique que el vuelo fue de instrucción”.

Marta Nercellas, abogada de la asociación, apuntó contra Gholamreza Ghasemi, el piloto del Boeing 747-300. “Tiene casi 10 mil contactos en su teléfono. ¿No tendríamos que saber quiénes son esos contactos?”, aseguró la letrada, quien al mismo tiempo ratificó que hay información que lo vincula al “transporte de armas o de personas”.

Nercellas representa a la DAIA en la mesa de trabajo que participa en la investigación del caso del avión venezolano-iraní y aseguró que pidió medidas para tratar de “desenmascarar esta supuesta pertenencia”, ya que no hay título de propiedad.

En la misma línea, agregó: “Estamos reclamando la información sobre el motivo por el cual el Ejecutivo de Uruguay pidió que el avión, que ya estaba en vuelo, vuelva. Es algo que todavía no tenemos en el expediente”.

La DAIA respaldó la resolución del juez Villena
Si bien la representante de la DAIA apuntó contra el piloto de la aeronave venezolana-iraní, Nercellas respaldó la resolución del juez Villena de que 12 de los 19 tripulantes de la aeronave puedan salir de la Argentina mientras continúa la investigación.

La abogada aseguró que el fallo es “totalmente legítimo” y que no apelaron la resolución porque consideran que es “mucho más importante” avanzar en la investigación, para poder tomar “más medidas más importantes”.

A su vez, Marta Nercellas confirmó que los 19 tripulantes que viajaron en el avión continúan en el hotel Plaza, ubicado en la localidad bonaerense de Canning. La estadía de todos ellos es pagada “en exclusivo” por uno de los miembros de la tripulación.

Cómo sigue la investigación por el avión venezolano-iraní
El juez Villena autorizó que 12 de los tripulantes (11 venezolanos y 1 iraní) pudieran salir del país desde este lunes y hasta les devolvió sus pasaportes. Sin embargo, la medida no se hizo efectiva porque fue apelada por la fiscal del caso, Cecilia Incardona.

En los próximos días, la Cámara Federal de La Plata deberá tomar una definición sobre el futuro de las 12 personas.



Entre los tripulantes que deberán quedarse en el país hasta que se resuelva lo contrario se destacan el ya mencionado Ghasemi, Abdolbaset Mohammadi, y tres venezolanos: Víctor Pérez Gómez (gerente general de Operaciones), Mario Arraga Urdaneta, y el mecánico José García Contreras.

En cambio, sobre otros dos iraníes, Saeid Vali Zadeh y Mohammad Khosraviragh, no hay indicios puntuales de vínculos con el terrorismo, pero el juez quiere que se queden en el país hasta que se termine la pericia sobre los teléfonos y las computadoras.

Paralelamente, esta semana una Corte de Estados Unidos formalizó un pedido para incautar el avión. Villena ya le corrió el traslado a la fiscal Incardona, que deberá decidir en los próximos días. “El avión podría quedar secuestrado para la Justicia argentina y para la justicia de Estados Unidos”, admitió una fuente judicial a este medio.

El Departamento de Justicia de EE.UU. difundió un comunicado en el que explica que el pedido de la Corte del estado de Columbia es porque la aeronave habría violado las leyes de control de exportaciones locales por la transferencia no autorizada de la aerolínea iraní Mahan Air hacia Emtrasur.

Estas irregularidades se profundizaron cuando, entre febrero y mayo de 2022, Emtrasur permitió que la nave volara desde Caracas a Teherán y Moscú.