Chaco da marcha atrás y no pedirá PCR a vacunados para entrar a la provincia

En una nueva muestra de la improvisación que se maneja a la hora de tomar medidas de restricción para contener el avance del COVID, a esta altura más motivadas por cuestiones políticas que científicas, el gobierno del Chaco anunció este jueves que finalmente no requerirá que quienes hayan completado el esquema de vacunación presenten un certificado de PCR con resultado negativo.

La marcha atrás en esta medida llega menos de 24 horas después del anuncio, y doce horas después de su entrada en vigencia, y, según explicaron, fue «por recomendación del comité sanitario y de la Nación», aunque todo indica que el humor social desatado tras conocerse fue un factor clave. Y es que, por ejemplo, hasta ayer por la noche Aerolíneas Argentinas no había sido informada de este cambio, por lo que los pasajeros con vuelos a Resistencia corrían riesgo de quedar en un limbo si les llegaban a solicitar hoy el certificado a su arribo.

Con su implementación, la provincia del Chaco, ubicada en el noreste de Argentina, se convertía en la primera en volver a requerir tests PCR para ingresar a su territorio, una cuestión ya anacrónica  para moverse dentro de un mismo país a casi dos años de la pandemia y con más del 70% de la población con el esquema de vacunación completo.

Y más aún cuando todo el sistema de testeos a nivel nacional se encuentra saturado en el contexto de la tercera ola de contagios que sacude a la Argentina con cifras que se acercan a los 100.000 nuevos casos por día, aunque gracias a la campaña de vacunación, sin un crecimiento equivalente en casos graves o fallecidos.

Solicitar tests PCR a todos los que ingresen hubiese sentado un pésimo precedente para el resto de las provincias en el medio de la temporada de verano. Santa Cruz es la única con un requisito similar.