“La apertura del puente trae esperanza”, aseguran los comerciantes encarnacenos

Encarnación vive estos primeros días de octubre con la atención puesta en el puente San Roque González con Posadas. Las noticias sobre la inminente reapertura ocupan los titulares de los medios locales y se multiplican en las redes sociales, con opiniones diversas no siempre ancladas en las razones económicas.

Por supuesto, que la economía ocupa un renglón central en la necesidad de retomar el vínculo interrumpido por la pandemia de Covid 19 hace un año y siete meses, especialmente entre los más de 2.000 comerciantes del circuito ubicado en la cabecera del puente, que vieron arrasadas sus actividades económicas.

“Las expectativas son enormes. Estamos todos ansiosos que se de esa apertura”, dijo a La Voz de Misiones Daniel Ferreira, titular de la Asociación de Comerciantes del Circuito Comercial de Encarnación.

“No sabemos de qué manera se va a dar, pero el solo hecho de que habiliten el puente para nosotros va a ser algo fundamental, para seguir teniendo esperanzas en el comercio aquí”, señaló.

“Tenemos muchos salones que bajaron las persianas, desalquilados”, describió Ferreira la desolación que vive actualmente el principal polo de compras de la ciudad, con la mitad de sus locales cerrados por la catástrofe que sobrevino a la interrupción del turismo de compras.

“Ahora, la noticia de la apertura del puente trae la esperanza de que los mismos dueños de los comercios que cerraron estarían volviendo”, dijo Ferreira.

Tránsito inverso
Entre los hoteleros y gastronómicos, dos de los segmentos económicos directamente ligados al turismo recreativo, que tiene desde hace por lo menos 10 años a Encarnación como destino regional, las opiniones son menos efusivas.

El sector hace notar la falta de información oficial sobre la reapertura fronteriza en ciernes, por lo que tampoco tiene una estrategia definida de mercado pos pandemia para lo que pudiera ser el turismo receptivo argentino y brasileño.

César Almirón, gerente de un grupo que administra dos restaurantes, una tienda de 24 horas, y un hotel boutique, dijo a LVM que no se hacen grandes expectativas.

“Primero, porque por el tipo de cambio creo que la gente va a ir más para allá, que la que va a venir acá. Y después porque comparativamente el turismo argentino representa el 15% de nuestra actividad”, precisó.

“El turismo de compra siempre fue mucho más, las expectativas están centradas ahí, pero el valor monetario favorece a Argentina”, agregó.

“En nuestro segmento, el turismo interno concentra un 80%. La temporada que pasó tuvimos buen movimiento, y también con los feriados largos”, indicó.

“Yo creo que esta temporada que viene va a ir mucha gente de Paraguay a Misiones, y no estoy hablando de tránsito fronterizo local, sino de turistas paraguayos de otras partes del país con ganas de pasear”, auguró el empresario.

“Nosotros los extrañamos a los argentinos, ya van a hacer dos años, y también extrañamos poder ir a visitarlos nosotros allá”, dijo Almirón.

Turismo interno
Estanislao Arce, presidente de la Asociación de Hoteleros de Itapúa y propietario de uno de los hoteles más top de la ciudad, se mostró cauto al evaluar las expectativas que genera en su sector una reapertura del puente con Posadas.

“Estamos observando el escenario, viendo cómo se van dando las cosas”, dijo Arce entrevistado por La Voz de Misiones.

El empresario opinó que una sensación que predomina en toda la discusión sobre el puente San Roque es que “la provincia de Misiones no tiene muchas ganas de abrir”.

“Abrió el puente Tancredo Neves, en Puerto Iguazú, pero acá no”, comparó.

Arce señaló que una estampida de visitantes a Encarnación, como la que se piensa acaso con ingenuidad de uno y otro lado del río, es también poco menos que improbable, por la baja cotización del peso argentino, que inclina la balanza comercial hacia el otro lado, y por los protocolos obligados por la pandemia que fungen de verdadero cortapisa.

“Económicamente hoy la moneda argentina está muy baja, así que más bien todos nos iremos allá al supermercado, a cenar, a cargar nafta”, graficó.

“Desde el gremio te puedo decir que no va a ser como en años anteriores”, sentenció el presidente de los hoteleros de Itapúa.

“Hace cinco años teníamos mucho turismo del norte argentino y del sur de Brasil. Después cayó, por la crisis en Argentina, y la pandemia que clausuró definitivamente”, argumentó.

Al igual que Almirón, Arce opinó sobre la importancia que tiene para los hoteleros el turismo interno paraguayo, que encontró un importante desarrollo a partir de 2014, cuando la ciudad comenzó a proyectarse como principal destino nacional.

“El turismo interno se potenció con la pandemia y está dando muy buenos resultados”, evaluó.

 

La Voz de las Misiones