Petroquímica anunció que muda su producción a Brasil: “no comprendemos la decisión”, dijo el ministro de Producción

En el acto de cierre de campaña del Frente de Todos, Cristina le dijo a Alberto que “no tenemos que permitir que Dow Chemical en San Lorenzo, provincia de Santa Fe, cierre esa fábrica tan importante que produce insumos plásticos difundidos para toda la industria”, en referencia a la decisión de la multinacional de cerrar varias plantas en el marco de un proceso de reestructuración empresaria.

Sucede que la fábrica que Dow tiene en Puerto General San Martín es la única que produce poliuretanos en el país y un insumo fundamental para varias industrias como la automotriz, la línea blanca o colchones y sommier, entre otras y su cierre significaría tener que importar los productos impactando en la competitividad.

En consecuencia, el tema se convirtió en cuestión de Estado y el gobernador Omar Perotti se puso al frente de las negociaciones en sintonía con el Ministerio de Desarrollo Productivo que conduce Matías Kulfas, para evitar el cierre de la industria.

Con ese objetivo, el gobernador Perotti encabezó este martes una reunión junto a su ministro de Producción, Daniel Costamagna, y de Trabajo, Juan Manuel Pusineri; con Mauricio Brizuela, del Sindicato de Petroquímicos -Soepu- donde se analizaron distintas alternativas.

En principio, el próximo jueves está programada una reunión entre los funcionarios provinciales y el CEO de la empresa para evaluar las posibilidades de que la casa matriz de Dow Chemica en Michigan de marcha atrás con la clausura que se inscribe en el cierre de otras en California, Australia y Sudáfrica.

En Argentina, la fábrica más importante se encuentra en Bahía Blanca donde se producen polietilenos y ocupa a más de tres mil operarios mientras que en la de Puerto General San Martín dependen 120 trabajadores directos y unos 500 indirectos pero fabrica polioles que estratégicos para gran parte de la producción industrial.

A tal punto, que el ministro de Producción, Daniel Costamagna, en diálogo con LPO, explicó que estos polioles de tipo flexibles, que se usan en las automotrices e industria colchonera y los rígidos en la línea blanca como heladeras, son esenciales para las industrias que actualmente están liderando la reactivación productiva de la provincia.

“La gran preocupación que tenemos es que además de preservar la unidad económica en pleno funcionamiento y los puestos de trabajo, para Santa Fe es fundamental este proveedor por la diversificación de empresas que dependen de estos insumos”.

De hecho, al ser los únicos productores en el país, significa que no es una planta que arroje déficit porque cuenta con un mercado cautivo y está muy tecnificada con equipamiento de última generación: “no comprendemos la decisión en un contexto donde las noticias en Santa Fe son las inversiones”, destacó Costamagna.

A su vez, el funcionario adelantó que habría algunos empresarios nacionales interesados en adquirir la fábrica, un plan que por estas horas cobra fuerza, sabiendo lo difícil que es revertir decisiones de reestructuración que tomas estos gigantes globales o evaluar salidas intermedias como la incorporación de socios locales “pero lo central que se preserve la unidad funcionando”, reitera el ministro.

Es que en caso que se concrete el cierre, la cadena industrial nacional deberá abastecerse de polioles en el exterior impactando directamente en la competitividad de los productos, con diferencias arancelarias y los problemas de disponibilidad de dólares consabidos.

“Vamos a apelar a la responsabilidad social empresaria que son cuestiones centrales que hacen a una gran empresa y que tiene una gran incidencia en el desarrollo de una matriz muy diversificada en Santa Fe”, concluyó Costamagna.

Por su parte, el secretario general de SOEPU, Mauricio Brizuela, indicó que desde el 9 de agosto, cuando se anunció el cierre de la planta, vienen trabajando y resaltó que la provincia y nación se hayan alineado para encontrar una salida: “queremos visibilizar el daño que hace si se cierra porque es el único productor de este tipo de poliuretanos del país”.

“Esta empresa le da empleo a 120 trabajadores muy calificados, con mucha antigüedad y son bien pagos porque son empresas con muy buenos sueldos y trabajos de calidad que es lo que no hay demasiado”, dijo Brizuela que además de manera indirecta ocupa a más de 500 obreros del cordón industrial.

“Fue muy importante el impulso que le dio la vicepresidenta cuando hizo el cierre de campaña y que creemos que apuró un poco el tema que afecta a toda la industria argentina”, consideró el gremialista.