Lanata sobre las fiestas en Olivos: “otro cachetazo de impunidad”

El periodista hizo un repaso por otras visitas al chalet presidencial y un recorrido por los momentos más insólitos de los candidatos en campaña. Además, la pauta desmedida que recibió Roberto Navarro de parte del Estado.

En la causa por violación de la cuarentena, el Presidente no puede ser juez y parte. El hecho de proponer una reparación como si ya todo estuviera terminado es de una soberbia increíble. Soberbia que se manifiesta en su peor momento de imagen y credibilidad. Por un lado dice que no es un delito y por otro que quiere reparar. ¿Qué propone reparar si dice que no hay daño porque no hubo delito? Esto no se arregla con plata.
Nadie pretende que el presidente vaya preso. No se podría por otro lado, sin un juicio político, porque tiene inmunidad.
Las reuniones en Olivos durante 2020 no se redujeron al cumpleaños de Fabiola y necesitan explicación o condena. Está claro que no todas tuvieron que ver con el trabajo esencial de las autoridades y, al menos varias, fueron por motivos sociales. Cada una de ellas fue una burla a la gente.
Como frutilla del postre, esta semana Alberto avaló a la docente militante que le gritaba a un alumno discutiendo sobre Macri. Dijo que el debate le parecía bien. Lo que vimos no era un debate, era una supuesta maestra abusando de su autoridad y pretendiendo imponer un saber obligatorio.
Hasta el ministro Trotta tuvo que expresarse contra la maestra y una vez más lo dejaron pagando. Tolosa Paz, en modo campaña, hizo lo mismo.
Cuando alguien grita es difícil que tenga razón, y gritar en un aula va contra la esencia misma de la educación. En general un maestro necesita gritar cuando le perdieron el respeto. En eso, tanto la maestra desquiciada como el presidente, se parecen. Quizás por eso la defienda, porque ahora necesita gritar para que lo escuchen.
El monólogo de PPT
Vuelve el público a las canchas, vuelven los estatales al trabajo y anoche volvió Mirtha. Dicen que está pensando en invitarlo a Alberto, pero dudan de que vaya porque Alberto prefiere que lo interrumpa Cristina.
Alberto, como dice Mirtha: como te ven te tratan, si te ven mal te maltratan, y si seguís como hasta ahora, para 2023, no te contratan. Un beso para Mirtha.
El profe Alberto Fernández esbozó una insólita defensa por la fiesta del olivosgate. Dijo: “Como no hubo propagación, no hubo delito”. Siguiendo con ese razonamiento también podríamos decir que si tirás un misil a un avión con 500 pasajeros y le errás, no es delito. Esta semana justamente Alberto dio clases virtuales en la UBA. Cuando se conectó dijo, “¿vieron lo que les explique durante los últimos años? Bueno, no es tan taaaan así”. Lo que dicta Alberto es “teoría del delito” y lo que ejerce es la “práctica”.
A todo esto, el exintendente de Avellaneda y actual ministro Jorge Ferraresi pidió la reelección de Alberto. Dijo: “Nuestro proyecto es 8 años de Alberto Fernández”. Después de escuchar esto a Ferraresi lo llamó Purita, la pasante, ¿te acordás?, y le dijo: “Jorge, por favor, seamos serios”.
Ferraresi no fue el único, también salieron a bancar a Alberto Daniel Arroyo, Fréderic, Zabaleta y el gobernador de Catamarca. Sólo falta que Greenpeace salga con una campaña: en vez de “salvemos al medio ambiente” sería “salvemos al medio presidente”.
El domingo pasado te contamos que el gobierno benefició a José “Pepe” Albístur en el reparto de la publicidad oficial: en 2020 le dio 35 millones de pesos a sus empresas de cartelería pública, mucho más que a los competidores. Pepe Albístur es, ya sabés, amigo íntimo de Alberto y esposo de la candidata Victoria Tolosa Paz.
El reparto de publicidad oficial es siempre discrecional. Esta semana descubrimos otra: la pauta desmedida y los contratos por contenidos publicitarios que le da al periodista militante de la causa K Roberto Navarro. Y como dice el dicho, favor con favor se paga.
La adjudicación para producir contenidos digitales del Gobierno en redes se la quedaron la productora de Navarro y otra empresa que se dedica al rubro. Se trata de un “marco acuerdo” por un año, que se puede prorrogar por otro más. O sea que Navarro se podría llevar todavía más plata que esos 64 millones de pesos iniciales.
Los invitados al cumple de “mi querida Fabiola” son como los personajes de un reality: cuando salen de la casa, hablamos de la vida de ellos; y en un par de meses no nos acordamos ni quiénes son. Por ejemplo, Sofía Pacchi.
El Gobierno había dicho que no trabajaba más con “mi querida Fabiola”, por eso el miércoles volvió a trabajar a la Rosada. Se dieron cuenta que era ella porque llegó con una botella de champagne en la mano. Ahora que viene la primavera por ahí la podemos ver tomando sol en el patio de las palmeras.
Pobre “mi querida Fabiola”, el próximo cumpleaños va a ser un bajón. Ni Dylan va querer ir. En el grupo de Whatsapp del cumple de Fabiola en vez de ‘feliz cumpleaños’ ahora solo se lee: “salió del grupo”, “salió del grupo”, “salió del grupo”.
Seguimos descubriendo visitas a olivos durante la cuarentena estricta. Por ejemplo, la de Yamila Chamma, cirujana plástica. Estuvo el día 4 de mayo de 2021 durante 5 horas. Viéndole la cara a Alberto ya sabemos que para él no era.
Hubo 148 visitas relacionadas con peluquería, moda, ejercicio, coaching y servicios de estética. Además de salón de fiesta, parece que olivos funcionaba también como spa.
Otra amiga de fabiola que estuvo en Olivos durante la cuarentena fue Claudia Silvero. Silvero entró 15 veces en total y hasta festejo su cumpleaños con sus hijos el 15 de noviembre de 2020. Ahi podés ver que ese dia, además de Silvero y su familia, entraron también Fernando Consagra y Emanuel López.
Pero como ya estamos cansados de los festejos de cumpleaños, lo que nos llamó la atención fue la reunión que hicieron el 31 de agosto. Ese mismo mes, Claudia consiguió casualmente un cargo en el ente binacional Yacyretá. ¿Se habrán juntado para festejar el nuevo laburito?
Ahí la ves a Fabiola con Claudia y dos amigas más: Agustina Alfonzo y Ramona da Rosa. Aparentemente, según lo que podemos ver en la foto, todas mantuvieron distancia y hasta hay un alcohol en spray en la mesa. Pero después de un rato y algunas copas de vino, pasaron cosas.
Silvero y Agustina Alfonzo también se sacaron fotos ahorcando al pobre Dylan, que ya no sabe cómo hacer para rajar de Olivos. Agustina es hija de Ramón Alfonzo, un conocido farmacéutico de Misiones que también estuvo dos veces en Olivos con Claudia Silvero. Primero el 20 de agosto, durante la cuarentena estricta y obligatoria. Y después el 8 de febrero de este año.
Apareció el video de una docente K adoctrinando alumnos en un colegio de La Matanza. El colegio ya tomó medidas con la profe: por las dudas, acolcharon las paredes de la sala de profesores. Antes de que te de clases esta señora es preferible tomar clases de lectura con Moyano.
Qué bueno que es Alberto seduciendo al voto jóven, ¿no? “Esto sirve para abrir el debate”, dijo. El debate es si la profesora es una fanática o simplemente está loca. Las dos a la final.
Ya que a Alberto le gusta organizar eventos en Olivos, la podría invitar a una cena con Raúl Rizzo y hacerle gancho. Hablando de cenas, el que la pasó mal anoche fue el exministro Ginés González García. Fue a cenar al restaurante marcelo de puerto madero y lo escracharon.
Gines, te acordás, renunció en febrero por el escándalo del Vacunatorio VIP. Es la segunda vez que le pasa esto: en marzo tuvo que irse de un restaurante de San Telmo.
Sigue la campaña electoral, ese momento en el que los candidatos se esfuerzan para dar vergüenza y casi siempre lo logran.
Acá lo vemos a Espert que se fotografió con una mochila de reparto de Rappi. Y escribió que iba a la clandestina de Olivos. “Mmañana 18.30 hs es la #clandeenolivos. Recibo pedidos ¿qué llevamos?” Ya lo vimos bailando cumbia, acá como Rappi, la semana próxima se viene el aquadance en el río Reconquista.
La candidata k, Tolosa Paz, dice que con 2 mil pesos se puede comprar un par de zapatillas. Después redobló la apuesta y tuiteó una publicación de Mercado Libre con unas zapatillas a menos de dos lucas, pero eran para chicos. Es una cuestión de voluntad, te cortás los dedos y chau.
En un acto de María Eugenia Vidal, se vio cómo Iglesias se mete la mano adentro del pantalón, chequeando si los compañeros estaban o no. La diputada OIliveto se mete un dedo en la nariz. La nariz vaya y pase pero Iglesias: ¿hay que rascarse las bolas en un escenario?
Otra curiosidad de la campaña: Osvaldo Jaldo, vicegobernador de Tucumán, esta por entrar en el guiness de los records. Desde el año 2000 fue electo cinco veces diputado provincial y nunca asumió.
Estuvo con el gobernador Miranda, se peleó y después se paso a Alperovich -sí, el procesado por abuso sexual- y volvió a hacer lo mismo: pelearse y no asumir. Hace seis años es vicegobernador de Juan Manzur y hace 60 días rompió con Manzur para postularse otra vez como candidato a diputado pero ya avisó que no va a asumir porque quiere ser gobernador en 2023. Jaldo, un caso claro de vocacion politica.