El cierre de las exportaciones de carne fue poco efectivo para controlar precios

La inflación continúa siendo un tema de debate en la Argentina. Este jueves, INDEC dará a conocer la variación que registró el Índice de Precios al Consumidor (IPC) correspondiente a julio. Según las consultoras que participaron del Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que realiza el Banco Central, la inflación de julio se habría ubicado en el 3%, por debajo del 3,2% de junio. Ecolatina elaboró un informe en el que enumeró las causas que motivaron esta baja de la inflación entrando al segundo semestre y estimó que sucederá a fines de 2021 y principios de 2022.

Uno de los principales motivos que derivó en la desaceleración de la inflación fueron los precios regulados. Salvo el aumento de las prepagas que se aumentará en cuatro tramos, no está previsto otros aumentos para esta segunda etapa del año. En el primer semestre los aumentos que impactaron en el 3% promedio de inflación mensual fueron los combustibles (que aumentaron un 34%), prepagas (14%), telefonía (18%) y gas y electricidad cuyos aumentos estuvieron entre el 6% y el 9%.

Un segundo factor señalado por la consultora que ayudó a llegar a una mejor posición para lo que resta del año, fue el alza de los commodities a nivel global. Pero pese a este contexto internacional, se dio un efecto contrario: a finales de junio se observó una baja de 5% en el Mercado de Liniers, que se sintió en las góndolas en julio cuando la carne vacuna subió 1%, muy por debajo de una inflación que habría acumulado poco más de 2,5% según el IPC GBA elaborado por la consultora. Si bien el cierre de las exportaciones de carne fue poco efectivo para controlar precios, un dólar oficial planchado y precios internacionales que dejaron de subir permitieron lograr los resultados que la medida perseguía, aunque más no sea parcial y tardíamente.

El tercer factor se relaciona con el tipo de cambio, un dólar oficial que subió menos de un 11% ubicándose 10 puntos por debajo de la inflación, ayudó a anclar los precios de la economía real y evitar los aumentos. Por último, un factor que influirá en esta desaceleración de la inflación se ubica la reapertura de paritarias alentada desde el Poder Ejecutivo para intentar equiparar los salarios a la inflación. Según afirma Ecolatina, “el poder adquisitivo tendría su mejor semestre desde 2017 pudiendo fortalecer el consumo en los hogares”.

Fuente: Ámbito