Reforma agraria: Kunz propuso replicar en Misiones el Pronaf brasileño de Cardoso

El Programa Nacional de Fortalecimiento de la Agricultura Familiar (Pronaf) de Brasil financia proyectos individuales o colectivos, que generen renta a los agricultores familiares y asentados de la reforma agraria. El programa posee los intereses más bajos de entre las posibilidades de financiación rurales. El acceso al Pronaf se inicia cuando se detecta la necesidad de crédito, sea para temas relacionados con la cosecha o la actividad agroindustrial, para inversión en maquinaria, equipamientos o infraestructura, o bien para servicios agropecuarios o no. Una vez se toma la decisión de qué es lo que se quiere financiar, la familia debe acudir al sindicato rural o a la empresa de Asistencia Técnica y Extensión Rural para obtener la Declaración de Aptitud al Pronaf, que será emitida según la renta anual y las actividades, dirigiendo al agricultor/a a las líneas de crédito a las que tiene derecho. El abogado Walter Kunz, precandidato del PRO en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso) de la alianza Juntos por el Cambio, afirmó que la recuperación de la provincia en todos los indicadores está asociada a devolverle el protagonismo en los proyectos de desarrollo al interior misionero.

Criticó, en tal sentido, el relato oficial del misionerismo, por “invisibilizar a los colonos que construyeron el desarrollo de la provincia”.

“El misionerismo, esa especie de apropiación de lo que supuestamente son los valores misioneros, como patrón cultural, invisibiliza al colono”, señaló el político de Montecarlo, entrevistado por La Voz de Misiones.

“Gran parte de lo que sucede y ha sucedido en Misiones tiene que ver con el esfuerzo de los colonos; la provincia le debe mucha generación de riqueza; el desarrollo territorial se debe a los colonos; y no están incorporados en un rol para nada central en el relato misionerista”, sentenció.

Kunz lo atribuyó a que “este relato se construye desde Posadas, y los posadeños se miran distinto”.

“Si la interpretación de la historia misionera parte de Posadas, es lógico que no estén mirando el resto, pero el resto existe”, argumentó.

Mirar para otro lado
El precandidato dijo que, por esa razón, su campaña propone “rescatar al interior como parte del proyecto misionero”.

“El interior ha sido un protagonista muy importante en el desarrollo de la provincia, y lo será de nuevo en el futuro”, agregó.

Kunz afirmó que, precisamente, es esa mirada al interior provincial lo que diferencia su lista de las otras cuatro que pugnan por la candidatura de Juntos a diputado nacional en las internas del 12 de septiembre próximo.

“Es inaceptable que cuando Misiones creció gracias a su producción primaria, y a la manufactura de su producción primaria, la provincia tenga hoy a sus representantes mirando otra cosa”, cuestionó.

“Ellos dicen que el turismo nos va a salvar, pero el turismo es una pata más; acá lo principal va a seguir siendo la producción”, afirmó.

Kunz propuso replicar en Misiones el Pronaf brasileño de Fernando Henrique Cardoso, un programa de agricultura familiar, que en su momento enfrentó las críticas de organizaciones sociales y campesinas, que lo cuestionaban por colocar al espacio rural como sinónimo de atraso, ignorancia y pobreza.

“El desarrollo rural que ellos impulsaron está basado en productores de pequeñas superficies, un acompañamiento no clientelar en materia crediticia, asistencia técnica, acceso a mercados, cooperativismo con lógicas de grandes empresas”, argumentó.

“Hoy, Misiones crece a un ritmo menor a Brasil, Paraguay, e incluso a Corrientes”, afirmó y comparó: “Sólo con ver el tránsito en la ruta 14, camino a Virasoro, se puede ver que allá el motor va más rápido”.

Cuando falla el consenso
En lo político, Kunz lamentó que no pudieran consensuar una lista única en el macrismo misionero: “Son tres fuerzas políticas principales las que integran el frente, todas con candidatos relativamente fuertes”, señaló.

“Hay varias propuestas que tienen distintas miradas sobre cómo construir a la oposición; cómo plantarse frente a la Renovación, y también con qué profundidad vamos a pararnos en las cuestiones del debate nacional”, argumentó.



“La existencia de cinco listas expresa esas diferencias que hay dentro de los partidos de la alianza”, apuntó. Dijo que, si bien “ir a las Paso con tantos candidatos no es una pelea, sino parte del ejercicio democrático de la disputa electoral”, el escenario de la coalición refleja, de alguna manera, la fractura interna.

Kunz destacó el proceso que dijo observar en la vida institucional del radicalismo, la principal fuerza opositora de Juntos, que parece decidido a asumir un papel protagónico en la alianza, en desmedro del macrismo duro del PRO.

“A nivel nacional, la Unión Cívica Radical (UCR) está siguiendo un camino de evolución muy interesante, porque de ser un partido muy cerrado hoy está aceptando figuras nuevas”, argumentó.

“Parecía que tenías que tener abuelo radical, padre radical, para poder ser candidato; tenías que tener sangre azul”, comentó.

“Este mismo proceso se está viendo en Misiones, me parece muy destacable que haya toda una generación de dirigentes radicales tomando la posta”, afirmó.

Macri, Larreta y Bullrich
El político de Montecarlo también se refirió a la puja que parece observarse filas adentro del PRO, en momentos en que la figura del ex presidente Mauricio Macri se encuentra bajo fuego y en la mira de la Justicia, y se proyectan con fuerza las figuras de su ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich, y el jefe de Gobierno de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

¿Con quién se referencia usted?, le preguntó LVM.

“Mi primer referente, el más grande, es Mauricio Macri. Hay distintas figuras. Yo no me referencio, particularmente, con ninguna. Pondero, sí, cualidades de las dos figuras nacionales más trascendentes que tiene el PRO hoy, Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich”, contestó.

Calificó al jefe de gobierno porteño como “un gran constructor de la política”. Lo describió como “una persona que, sin eludir la confrontación necesaria, cultiva el consenso”.



Elogió a Bullrich, porque “va siempre al hueso, incluso generando discordias”.

La autocrítica
Sobre su gestión como director del Programa de Agricultura Familiar de la Nación durante el gobierno de Macri, Walter Kunz ensayó una autocrítica, que se enfocó en revisar la sucesión de despidos que hubo en el área a su cargo.

“Tal vez, una de las cosas que más me duelen fue haber sido parte de un proceso de desvinculación muy fuerte dentro de lo que es el Estado”, argumentó.

“El Estado necesita profesionalizar el trabajo, y el que no funciona que se vaya. El Estado no es un aguantadero”, remarcó.

Su gestión estuvo varias veces en el centro de la polémica, en la discusión sobre el cultivo de maíz transgénico en la provincia, la derogación del Monotributo Social Agropecuario, los recortes de los programas de apoyo a los agricultores y, finalmente, los despidos que, incluso, le valieron ser interrogado por las comisiones de Agricultura y Ganadería, y de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados de la Nación, donde ahora busca una banca.