Vinolencia de género: Pigerl propuso crear la oficina de abordaje, seguimiento y control de agresores, y un Equipo Interdisciplinario en los Juzgados de Instrucción

Este jueves, el diputado Rafael Pereyra Pigerl presentó distintos proyectos de Ley con el acompañamiento del Presidente del Bloque Martín Cesino y de Diputados y Diputadas del Frente Renovar.

Se tratan de la creación de la oficina de abordaje, seguimiento y control de agresores, en el marco de la lucha contra la violencia de género; como así también la creación del Equipo Interdisciplinario que funcionará en los Juzgado de Instrucción de la Provincia de Misiones , para dar respuesta sería oportuna, adecuada y coordinara en audiencias que requieran una opinión profesional inmediata y en situaciones tensas que se desarrollen en instalaciones del Juzgado.
Además, incorporara artículos nuevos al Titulo III, Capitulo IV de la Ley XIV Nro. 13 del Código Procesal Penal de la Provincia, creando la figura de “Testigo de Identidad reservada en la Instrucción del Proceso Penal”, para el esclarecimiento de ilícitos graves, complejos o de violencia institucional, cuando a mérito del Juez pueda estar en riesgo la vida o integridad física de este o su grupo familiar.

 

PROYECTO DE LEY
LA CÁMARA DE REPRESENTANTES DE LA PROVINCIA
SANCIONA CON FUERZA DE
LEY
ARTÍCULO 1.- Créase la Oficina de Abordaje, Seguimiento y Control de Agresores, en el marco de la lucha contra la Violencia de Género, en el ámbito del Poder Judicial de la Provincia y para causas del fuero Penal.
ARTÍCULO 2.- La Oficina de Abordaje, Seguimiento y Control de Agresores tiene como objetivo el tratamiento especializado al agresor conforme orden judicial y el control y seguimiento del agresor en el cumplimiento de las medidas judiciales.
ARTÍCULO 3.- Entiéndase por agresor a los fines de la presente ley a toda persona que haya ejercido violencia contra una mujer u autopercibida mujer en el marco de los términos de la Ley Nacional N° 26.485 -Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales.
ARTÍCULO 4.- El tratamiento que se brinde al agresor debe contener los siguientes aspectos mínimos:


1) evaluar la gravedad de las agresiones para la modificación de sus actos;
2) hacer comprender al agresor sobre la dañosidad de sus actos y sus consecuencias;
3) trabajar en las nuevas masculinidades, los estereotipos patriarcales, los roles sexuales, el control de los impulsos, los celos, en los factores precipitantes directos, entre otros;
4) promover el control de las conductas violentas y su reincidencia, revertir conductas y evitar
reiteración.


ARTÍCULO 5.- La Oficina de Abordaje, Seguimiento y Control de Agresores para tratamiento del agresor debe conformarse con equipos interdisciplinarios de profesionales de las áreas de psiquiatría, psicología, trabajo social, terapia ocupacional y de otras áreas aconsejables que establezca la reglamentación.

ARTÍCULO 6.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.


FUNDAMENTOS
El presente proyecto tiene por objeto crear una Oficina de Abordaje, Seguimiento y Control de Agresores, en el marco de la lucha contra la Violencia de Género, en el ámbito del Poder Judicial de la Provincia y para causas del fuero Penal.
Mi propuesta es que la Oficina de Abordaje, Seguimiento y Control de Agresores tenga como objetivo el tratamiento especializado al agresor conforme orden judicial y el control y seguimiento del agresor en el cumplimiento de las medidas judiciales.
La idea surge de lo que vemos diariamente, la víctima recibe tratamiento, recibe botón anti pánico, medidas de no acercamiento, etc y esto no es suficiente para que los casos de reiteración de violencia disminuyan por ello creemos que es necesario que el agresor sea
controlado en el cumplimiento de las medidas judiciales decretadas y reciba, si el juez cree conveniente, tratamiento adecuado.
Para el presente proyecto se entiende por agresor a toda persona que haya ejercido violencia contra una mujer o auto percibida mujer, en el marco de los términos de la Ley Nacional N° 26.485 -Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la
violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales.
La Oficina creada pretende revertir conductas violentas de agresores y evitar su reiteración con un tratamiento especializado al agresor con equipos interdisciplinarios de profesionales de las áreas de psiquiatría, psicología, trabajo social, terapia ocupacional y de
otras áreas aconsejables que establezca la reglamentación. El tratamiento debe cumplir con lo que determine la orden judicial y además realizar un control y seguimiento del agresor en el cumplimiento de las medidas judiciales dictadas por los magistrados.
Amén de ello, se establece en el presente proyecto que el tratamiento que se brinde al agresor debe contener los siguientes aspectos mínimos:
1) evaluar la gravedad de las agresiones para la modificación de sus actos;
2) hacer comprender al agresor sobre la dañosidad de sus actos y sus consecuencias;
3) trabajar en las nuevas masculinidades, los estereotipos patriarcales, los roles sexuales, el control de los impulsos, los celos, en los factores precipitantes directos, entre otros;
4) promover el control de las conductas violentas y su reincidencia, revertir conductas y evitar reiteración.

La publicación de Naciones Unidas “Marco de abordaje integral para la prevención, atención y reparación de la violencia contra las mujeres y las niñas”, expresa que es un problema que afecta gravemente sus vidas, las de sus familias y sus entornos. Los datos de las Naciones Unidas muestran que, en todo el mundo, una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física y/o sexual por parte de sus parejas o ex parejas, y que diariamente se producen asesinatos de mujeres en circunstancias que apuntan al feminicidio. En América Latina y el Caribe, las cifras son duras: 14 de los 25 países con las tasas de feminicidio más altas en el mundo se encuentran en esta región2 y, de acuerdo con el Observatorio de Igualdad de Género de la CEPAL, en el año 2018 el número de mujeres víctimas de feminicidio se elevó a 3.529, a razón de diez por día.
La Oficina propuesta surge de la necesidad de transformar la actuación de quienes ejercen violencia, se brindará un tratamiento al agresor a fin de que se responsabilice y aprenda nuevas conductas basadas en la igualdad y el respeto, política de estado que pretende
aumentar la eficacia en la prevención de la violencia y su reiteración.
Los programas adoptados alrededor del mundo han demostrado efectividad en el tratamiento de hombres que ejercen violencia.
Sabemos que al principio del tratamiento el agresor se sentirá obligado a seguir las pautas que le establece la Oficina también es cierto que a medida que se avanza en el tratamiento la mayoría de los agresores tendrán una fuerte motivación al cambio, modificaciones respecto a la conceptualización de género, conocimiento acerca de los tipos de violencia, formas de relacionarse con el otro, capacidad de ser empático, capacidad de expresar lo que sienten y tolerar sentimientos negativos como rabia, ira, enojo, frustración; aprender habilidades para enfrentar las situaciones de manera no violenta y mejorar las relaciones.
El proyecto busca eliminar conductas agresivas o violentas de los agresores hombres, para ello deben desarrollar empatía e internalizar conductas alternativas a la violencia. Deben aprender a convivir de manera saludable con sus familias, para ello tienen que tener herramientas para identificar la tensión que surgen de la vida cotidiana que los llevan a responder con violencia. Sobre todo ayudarlos a visualizar como la violencia impacta en las mujeres, en niñas, niños y adolescentes.
En Mendoza se sanciono en el año 2016 la Ley Provincial 8932 que crea el Programa de Centros de Abordaje del Agresor en el marco de la lucha contra la Violencia de Género.
Creo que el espacio de tratamiento ayudará que los agresores se replanteen sus proyectos de vida y en el futuro puedan construir relaciones interpersonales más saludables, constructivas y respetuosas, lo que redundará en la protección para las mujeres y sus hijos.
Por estos breves fundamentos y otros que serán vertidos en tiempo oportuno solicito a mis pares su voto afirmativo.