Vizzotti anticipó que es posible que se necesite una tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus

“Siempre se evaluó la posibilidad de necesitar un refuerzo”, aseguró la ministra de Salud. Además, ratificó que las vacunas aplicadas no pierden el efecto a los tres meses.
En medio de la incertidumbre que tiene un sector de la población sobre cuándo podrá recibir la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus -sobre todo aquellos que fueron inoculados con la Sputnik V, cuyo componente 2 se demora en llegar-, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, anticipó que el Gobierno evalúa la posibilidad de que la ciudadanía necesite una tercera dosis de la inyección.
“Desde el día uno se dijo que no se sabe cuánto va a durar la inmunidad de las vacunas y siempre se evaluó la posibilidad de necesitar un refuerzo”, afirmó la funcionaria en conferencia de prensa.
Según la explicación que dio, es algo común con los virus respiratorios: “Las vacunas que se diseñan para prevenir virus respiratorios son vacunas que, con la inestabilidad de los virus respiratorios, que tienen mutaciones pequeñas, por eso la antigripal se da todos los años, su inmunidad no dura más de doce meses y necesita reformularse porque cambia el virus de la gripe, siempre se planteó la necesidad de adaptar las vacunas por estas mutaciones que tienen todos los virus respiratorios y el Sars-CoV-2 no es una excepción”.
“Por ahí quienes trabajamos en vacunas hace mucho tiempo siempre lo tuvimos en cuenta y quienes recién están descubriendo como se hacen los ensayos clínicos o cómo se diseña una campaña de vacunación o cómo se planifican los siguientes pasos recién lo están descubriendo”, agregó la Ministra.
Y cerró: “Desde ese punto de vista siempre se pensó que capaz se tiene que dar un refuerzo”.
Asimismo, en una pregunta anterior, Vizzotti reforzó lo que dijo ayer sobre la demora en recibir la segunda dosis: “Las vacunas aplicadas no pierden su efecto. A medida que pasa el tiempo bajan los anticuerpos y desde un primer momento se dijo que nunca se pensó en dar una dosis sino que se van a completar todos los esquemas. Lo que se recomendó en muchos países del mundo es priorizar la primera dosis y diferir la segunda para alcanzar la mayor cantidad de personas posibles y disminuir las internaciones y fallecimientos”.
Además, hizo hincapié en que “cualquier esquema de vacunación se completa, nunca se reinicia” aunque hayan disminuido los anticuerpos porque “el organismo tiene memoria inmunológica y celular”.
Al respecto, adelantó que esta semana llegará un vuelo de Rusia que traerá dosis del componente 2 de la Sputnik V, aunque aún no se sabe cuántas serán: “Vamos a seguir trayendo todas las dosis que se necesiten para completar todos los esquemas. La certeza es cuando nos informa el proveedor que están disponibles con el control de calidad y listas para retirar. La prioridad de Argentina es indiscutible. Cuando se fueron recibiendo las vacunas del componente 1 fue en manera escalonada por lo tanto las vamos a seguir recibiendo de esa forma. No hace falta que lleguen cinco millones de dosis juntas porque los intervalos son por cómo se fueron iniciando los esquemas de vacunación”.

También descartó realizar una queja formal a Rusia por la demora en el componente 2: “No es que no envían las dosis porque no quieren sino porque las está produciendo. Por más queja que hagamos eso no va a cambiar. No se las están dando a otro país o las están acopiando. Nosotros tenemos que trabajar para que las vacunas que estén disponibles lleguen a la Argentina”.
Al comenzar la conferencia, Vizzotti informó sobre el objetivo cumplido del Gobierno de vacunar con al menos una dosis a las casi 15 millones de personas que integran la población priorizada para el comienzo del invierno. Según detalló, ya fueron inmunizadas 13,5 millones de ciudadanos, que incluye a todo el personal de salud y al 90% de los mayores de 60, de los el 30% ya tienen las dos dosis.
En sintonía con esto, resaltó que ya se aplicaron 18.380.675 vacunas, lo que quiere decir que el 32% de la población comenzó el esquema de vacunación, que el 47% de los mayores de 20 años recibieron al menos una dosis y que todas las jurisdicciones de la Argentina están vacunando a menores de 60 años sin comorbilidades.