Brasil comenzó a fabricar su propia vacuna contra el coronavirus

Se llama ButanVac y está siendo producida en San Pablo, donde el gobernador Joao Doria anunció que tiene pensado elaborar 18 millones de dosis para la primera quincena de junio.

Brasil empezó a producir la primera vacuna nacional contra el coronavirus. El anunció sobre la ButanVac fue realizado gobernador de San Pablo, Joao Doria, mientras que en ese estado la variante del virus originada en la urbe amazónica de Manaos ya representa el 90% de los casos. «La novedad de es una noticia significativa para la ciencia brasileña y, por qué no, mundial; San Paulo empieza a producir la vacuna ButanVac», afirmó el mandatario provincial en una conferencia de prensa.

La intención del Gobierno paulista es producir 18 millones de dosis del inoculante en la primera quincena de junio, aunque seguramente habrá que esperar hasta que puedan aplicarse a la población, consignó la agencia de noticias rusa Sputnik.

De momento, la ButanVac fue testada únicamente en animales, pero el Instituto Butantan tiene previsto pedir formalmente el próximo viernes a la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) el permiso para iniciar los ensayos clínicos en humanos. Una vez autorizadas, estas pruebas tienen una duración prevista de casi 20 semanas.

En las fases 1 y 2 participarán 1.800 voluntarios, mientras que en la fase tres se ampliará a 9.000 personas. La tecnología de la ButanVac utiliza el virus de la enfermedad de Newscatle genéticamente modificado, desarrollado por científicos del Icahn School of Medicine at Mount Sinai de Nueva York.

Más allá del vínculo con Estados Unidos, las autoridades de San Pablo defienden que la ButanVac será la primera vacuna totalmente brasileña, ya que toda la fabricación se realizará en el país, sin necesidad de importar insumos. Con 14.472.140 contagios y 395.308 fallecidos por Covid-19, Brasil es el tercer país con más infectados en el mundo y el segundo con más fallecidos, por detrás de Estados Unidos.

El anuncio sobre la fabricación de la vacuna brasileña en San Pablo se da en momentos en los que la cepa de Manaos -conocida como P.1- es mayoritaria en el estado más poblado y motor del país. Según informó el Gobierno regional en un comunicado, un análisis de 1.439 secuencias genéticas del nuevo coronavirus identificó «una prevalencia de la P.1 de Manaos en el 90% de las muestras».

El estudio también muestra una evolución de esa variante en los tres primeros meses del año: en enero representaba el 20% de los secuenciamientos, en febrero el 40 por ciento y en marzo el 80 por ciento. La P.1 es considerada por las autoridades sanitarias como una «variante de atención» debido a la posibilidad de mayor transmisibilidad o gravedad de la infección.