Si Malvinas fuera un país, sería el más rico del planeta con un PBI pc de USD 122.000 (12 veces más que Argentina)

Es por el auge de la pesca y la exportación de crudo, hoy, desde el punto de vista económico, las Islas Malvinas poseen el Producto Bruto Interno (PBI) per cápita más alto del mundo, con un ingreso anual de US$ 122.000, más del doble de los Estados Unidos de Norteamérica, con US$ 57.000, y 12 veces más que el de Argentina. 

Hoy se recuerda otro aniversario del fallido intento de recuperar las Islas Malvinas por parte del gobierno militar a cargo del ebrio Leopoldo Galtieri. Durante esos días de 1982, buena parte de los argentinos salieron a apoyar al gobierno de facto en su absurda aventura de tomar las islas que son habitadas por varias generaciones de ingleses desde el 3 de enero de 1833.

Sí, hipotéticamente, los británicos decidieran hoy entregar las islas al gobierno argentino, y Alberto Fernández nombrara a un interventor ¿en cuánto tiempo Malvinas pasaría a ser la provincia nº 24 con 42% de pobreza?; ¿Los Kelpers abandonarían la Libra Esterlina que vale lo mismo que el Euro para adoptar el devaluado peso argentino?; ¿Se adaptarían a vivir con inflación?; ¿Se convertirían en Santa Cruz, Formosa o Misiones con gobiernos caudillistas al estilo Kirchner, Rovira o Insfrán?… para como vienen las cosas en el país, cualquier argentino envidiaría la calidad de vida de un kerlpers cuyos salarios rondan las 8000 libras mensuales. 

Malvinas es el lugar que más desarrollo tuvo en los últimos cuarenta años. Tiene una población de 3.200 habitantes y solo un desempleo del 1%. El PBI, de 8 millones de dólares en 1985 pasó a 300 millones en 2015 y aumentó un 48,6% entre 2007 y 2015.

Varias islas se han independizado para convertirse en países. La República de las Seychelles se convirtió en colonia separada de Mauricio en 1903 y la independencia fue concedida en 1976 dentro de la Mancomunidad de Naciones. La República de Mauricio o Isla Mauricio tuvo su independencia en 1968. El país se convirtió en una república dentro de la Commonwealth en 1992. Las Bahamas alcanzaron su independencia como Monarquía en la Mancomunidad de Naciones el 10 de julio de 1973. Todas estuvieron bajo la corona británica y si ese fuese el destino de las Malvinas por decisión de los kelpers, pasarían a ser el país más rico del mundo. 

En el caso de Gibraltar, una península que perteneció a España, pero está en manos de los británicos desde hace 300 años, en dos ocasiones se hizo un plebiscito para consultar a la población mayormente de origen española, si prefería volver a estar bajo la órbita de Madrid o continuar respondiendo a Londres, y en ambos caso hubo un total rechazo, incluso a una administración compartida por ambos países.  




Según un análisis del economista y periodista Julián Guarino, los 3400 «kelpers» -habitantes de la isla- gozan en los últimos años de un crecimiento exponencial en su actividad económica, potenciada por el auge de la pesca y la exploración de los yacimientos petrolíferos en sus aguas.

Tal es así, que en los últimos cinco años, el PBI creció a un ritmo descomunal, a un promedio del 11 por ciento anual. Para ilustrarlo mejor: en 2013, la cifra era de US$ 77.000 per cápita y en 2016, superó los US$120.000.

En términos ictícolas -industria de la pesca- la situación no podría ser más benévola. El informe detalla que los isleños capitalizan con la concesión de 230 licencias concedidas a buques de bandera española, coreana y taiwanesa, extracciones de más de 200.000 toneladas anuales de pescado.

Por último, si se compara el PBI per cápita actual de Malvinas con el de países enteros, cuyos recursos fuertes son el petróleo y el gas, la diferencia sigue siendo asombrosa. Noruega y Qatar concentran una cifra de US$ 100.000 y U$S 94.000 respectivamente. En tanto, el Principado de Mónaco, arrojó una cifra de US$ 105.000.

En el peor de los casos, de quitarse los recursos obtenidos por la pesca y la exploración de hidrocarburos, el PBI per cápita de los malvinenses rondaría los US$ 48.000, similar al que poseen países como Austria o Japón.

 

Tras la guerra de 1982, los kelpers pasaron a ser ciudadanos británicos en vez de simples colonos, a tener seguridad jurídica y permisos de pesca y de exploración petrolera offshore que les genera los grandes ingresos económicos que hoy tienen. 

En el caso de Argentina, el fracaso de la guerra trajo el desprestigio del régimen militar que propició el regreso de la democracia.