Alberto amenazó quebrar el Mercosur porque Uruguay, Brasil y Paraguay buscan comercializar más con el mundo: “que tomen otro barco”

En el final del discurso, el Presidente le contestó a su par uruguayo Lacalle Pou y dejó un inquietante mensaje de amenaza de ruptura.

Brasil, Uruguay y Paraguay buscan limitar los aranceles entre el Mercosur y otros bloques para lograr una mayor integración comercial, como ya se rubricó con la Unión Europea en 2018. Hoy el bloque de libre comercio más grande del mundo, y que representa casi un tercio de toda la actividad económica global, está integrado por China junto a otros 14 países. Se trata de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), que agrupa a los 10 miembros de ASEAN (la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, integrada por Indonesia, Tailandia, Singapur, Malasia, Filipinas, Vietnam, Myanmar, Camboya, Laos y Brunei), China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda. 

Lograr acuerdos comerciales con estos bloques implican mayor intercambio de productos y, por consiguiente, generación de empleo, tal como ocurre entre Australia (un país de características similares a Argentina, pero desarrollado y con calidad de vida) y China, que tiene libre comercio (sin aranceles). 


Sobre el cierre de la cumbre del Mercosur con motivo de celebrarse los 30 años de la creación del bloque regional, Alberto Fernández dejó un inquietante mensaje ante la atenta mirada de sus pares de Brasil, Uruguay, Bolivia, Chile y Paraguay.

Fue luego de que volvieran a quedar expuestas las diferencias entre el gobierno de Fernández y las administraciones de Lacalle Pou (Uruguay); Jair Bolsonaro (Brasil) y Miguel Abdo Benítez (Paraguay), los que plantearon la necesidad de “flexibilizar” la dinámica del bloque a una mayor integración global, algo que el mandatario argentino no planteó en su mensaje.

“Lo que el Mercosur no puede ser un lastre, un corcel en el cual nuestro país no se pueda mover, por eso hemos hablado con todos los presidentes en la flexibilización. Uruguay necesita avanzar en el concierto internacional”, dijo Lacalle Pou, en un mensaje que generó malestar en Alberto Fernández, que sobre antes de poner fin a la cumbre, le contestó.


“Es fundamental que todos podamos sentirnos hermanos. Si nos hemos convertido en otra cosa, en una carga, lo lamento, la verdad es que no queríamos ser una carga para nadie, porque además una carga es algo que hace que a uno lo tiren de un barco y lo más fácil es bajarse si es que esa carga pesa mucho. Hago hincapié en que terminemos con esas ideas que ayudan tan poco a la unidad”, aseguró el mandatario.

Y continuó: “No queremos ser lastre de nadie, si somos un lastre que tomen otro barco, pero lastre no somos de nadie, para mi es un honor estar en el Mercosur”.

“El Mercosur debe proteger a los gobierno democráticos, la pandemia y la crisis que de ella se deriven hacen complejas las tareas de gobernar y por eso les propongo crear este observatorio, que sea una herramienta para la gobernanza de nuestras naciones”, continuó el jefe de Estado, que estuvo acompañado por el Canciller Felipe Solá y el jefe de Gabinete Santiago Cafiero.


Fernández habló ante la atenta mirada de sus pares de Chile, Sebastián Piñera; de Brasil, Jair Bolsonaro; de Paraguay, Miguel Abdo Benítez; de Uruguay, Luis Lacalle Pou y de Bolivia, Luis Arce.

A lo largo de su exposición, el mandatario aseguró que la conmemoración de los 30 años del Mercosur “nos encuentra atravesado por la pandemia”. “Vivimos épocas complejas. El coronavirus ha desestructurado las bases mismas del mundo que conocíamos, y que se agrega a desafíos globales preexistentes como el cambio climático, la inestabilidad del sistema financiero internacional y la desigual distribución de los beneficios del comercio y la tecnología”, planteó en el inicio de su presentación.

Fernández llamó a sus pares del Mercosur a “no erosionar las estructuras productivas” de los países miembros. “No es tiempo de individualidades, nadie se salva solo, como dice el Papa Francisco”, dijo el mandatario al abrir, desde el Museo del Bicentenario, el encuentro virtual.


En ese marco, el Presidente confirmó que la Argentina llevará a la reunión de cancilleres del Mercosur del próximo 22 de abril la propuesta de que el arancel externo común “se base en preservar el equilibrio entre los sectores agroindustriales e industriales, y corregir las inconsistencias”.

”No debemos erosionar las estructuras productivas de nuestros países. Aspiramos a alcanzar consenso con nuestros socios; aunque pensemos diferente, debe primar la voluntad de integrarnos”, dijo.

Además del Observatorio de la calidad democrática, Fernández propuso crear otro vinculado a la violencia de género y un tercero referido al cambio climático.

Finalmente, sostuvo que la conformación del Mercosur hace 30 años “dejó atrás la lógica de la rivalidad para pasar a la lógica de la cooperación” y sostuvo que el bloque “favoreció la consolidación de las instituciones democráticas de la región”. “Vamos por muchos años más de Mercosur”, cerró.