Una argentina llegó con USD$ 300 a EE.UU, fundó una empresa y fue elegida por la Casa Blanca para almorzar empanadas

Llegó a Denver hace 16 años con 300 dólares. En 2008, sin trabajo, comenzó a vender empanadas entre sus amigas hasta que pudo abrir un pequeño negocio con con una inversión inicial de US$ 4000. Hoy posee 3 sucursales en esa ciudad estadounidense.  

Lorena Cantarovici creó “María Empanada”, en Colorado, donde ya tiene tres locales. Kamala Harris eligió uno de sus negocios para publicitar el nuevo plan de asistencia económica de Biden.
Llegó desde Argentina a Denver, Colorado, con solo 300 dólares en el bolsillo y este martes su local de empanadas estuvo en la mira de todo Estados Unidos porque fue visitado por la mismísima vicepresidenta Kamala Harris, quien después de estar dos horas en el lugar, almorzó una empanada de carne criolla y otra de jamón y queso.

El negocio que fundó Lorena Cantarovici, “María empanada”, fue elegido por la Casa Blanca como uno de los lugares del país para promover el multimillonario paquete de medidas económicas que se aprobó hace una semana para mitigar las consecuencias económicas y sociales de la pandemia. Harris se reunió allí con ella y otros empresarios para explicarles el alcance del plan y escuchar ideas.

“Es una gran emoción, nuestro restaurante está invadido por 100 personas del servicio secreto, hay calles cortadas. Siento una emoción muy fuerte como argentina que ella haya elegido este lugar para charlar con nosotros, comer empanadas y dar una conferencia de prensa”, contó Cantarovici a Clarín mientras Harris todavía estaba en el lugar.

La argentina llegó a Denver hace 16 años con 300 dólares en el bolsillo y eligió esta ciudad siempre soleada y rodeada de montañas porque tenía allí algunos pocos conocidos.

En 2008, sin trabajo, comenzó a vender empanadas entre sus amigas hasta que pudo abrir un pequeño negocio con fabricación propia y “buena onda”, según cuenta. Hoy ya tiene 3 locales en Colorado, factura millones de dólares y su marca es líder en empanadas en los Estados Unidos. En 2017 ganó el premio nacional como Empresaria de Pequeños Negocios en representación del estado de Colorado.

“Estamos muy orgullosos porque fue la oficina de la vicepresidenta la que nos contactó para utilizar a María Empanada como lugar de encuentro”, dijo la dueña, que explicó que fue contactada ayer por la tarde con la noticia.


Harris llegó al local de Cantarovici rodeada de custodios y acompañada por su marido, el “segundo caballero” Douglas Emhoff, y el gobernador de Colorado, Jared Polis. La idea era charlar con ella y otros tres dueños de pequeños negocios y así lo hicieron por cerca de dos horas.

“Ella básicamente vino a escucharnos, a preguntar cómo era nuestra historia, cómo fuimos afectados por la pandemia y a explicarnos cómo es la nueva ayuda que acaba de salir”, agregó la empresaria que en la reunión representó a los negocios gastronómicos del estado de Colorado.

Todos conversaron sobre el impacto que ha tenido el coronavirus en la industria restaurantera nacional y en los pequeños negocios en general. Los empresarios contaron su experiencia con los programas que el gobierno ha lanzado anteriormente para ayudar a los pequeños negocios y presentaron ideas sobre cómo el gobierno puede asistir mejor a la industria gastronómica.

La reunión fue parte del tour de promoción del presidente Joe Biden y Harris del paquete de ayuda y estímulo económico de 1,9 billones de dólares que fue aprobado por el Congreso la semana pasada.

Entre otras medidas, el plan contempla asistencia para que los pequeños negocios (que emplean a casi la mitad de los trabajadores en EE.UU.) puedan salir de la crisis causada por el coronavirus y así fortalecer la economía nacional.


Las empanadas de Cantarovici se elaboran artesanalmente con una receta familiar y se pueden encontrar las clásicas de carne, jamón y queso y choclo, y también otras más al gusto estadounidense, como las de huevo revueltos, papa y queso cheddar para el desayuno. Cuestan 3,99 dólares cada una.

Cuando la reunión terminó, Harris no quiso perderse el almuerzo en el lugar y pidió una de carne criolla (beef classico) y una de jamón y queso. “Le gustaron mucho”, se entusiamó la argentina.

El local de otra argentina, en Washington DC, había sido noticia meses atrás cuando el presidente Biden se detuvo un domingo después de misa a comprar bagels, un pan especial redondo con agujero en el medio, para él y su familia. Fue en “Call your Mother”, el negocio de la cordobesa Daniela Moreira Camia.

Clarín