Aumenta la emisión monetaria pero se licua con la inflación: ya se imprimieron $191.708 millones

La principal explicación de la impresión de billetes sigue siendo el creciente devengamiento de intereses de Pases y Leliq, que se disparó 25% real en el primer bimestre. Pero en marzo se sumaron el canal cambiario, como contrapartida de la saludable compra de reservas, y los envíos al Tesoro


Pese a que en marzo, luego de una pausa de dos meses, el Gobierno volvió a utilizar los envíos del BCRA para financiar al Tesoro, la principal explicación de emisión monetaria continúan siendo los intereses que pagan las Leliq y los Pases a las entidades bancarias. En lo que va del año, por ese canal, se imprimieron 191.708 millones de pesos. En marzo, además, se disparó la emisión como contrapartida de la saludable compra de dólares para las reservas. Así, todo indica que en marzo el BCRA volvió a acelerar el uso de la maquinita.

En ese sentido, el director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, afirmó: “Yo siempre digo lo mismo: el primer bimestre no es indicativo de nada, suele tener una dinamica fiscal y monetaria muy fácil y después de marzo se complica. Ahora tenés emisión por la compra de dólares por el cepón. Están comprando dólares para poder hacer frente a los vencimientos, en este escenario de patear el acuerdo con el FMI para después de las elecciones. Entonces restringieron el cepo al máximo y están emitiendo por ahí”.

Y agregó: “También por intereses de Leliq y Pases, que no subió la tasa y entonces no hacen rollover de intereses. Y ahora se sumó el Adelanto transitorio, el financiamiento al Tesoro, por ahora de 70.000 millones de pesos. Por eso ahora la política monetaria va a pasar a ser más expansiva que en el primer bimestre. Eso si es que no ganan importancia las herramientas de esterilización, que hasta ahora no lo han hecho. En ese sentido, yo entiendo que deberían subir la tasa”.

Marzo arrancó cargado en lo monetario. Ayer el BCRA actualizó los datos y mostró que el 10 de marzo el Tesoro ya retiró de sus cuentas corrientes casi la totalidad de los 70.000 millones de pesos enviados por el BCRA (ese mismo día hubo una operación de retiro de 60.000 millones). Ya están siendo utilizados, entonces, para realizar pagos. Además, también es, hasta ahora, y por el lejos, el mes del 2021 de mayor expansión en el canal bancario, con una emisión de 53.825 millones de pesos entre los desarmes de Pases y Leliq. Aunque cabe destacar que esa ventanilla suele mostrar cierta volatilidad y el signo puede cambiar de un día para el otro.

Por último, el canal cambiario también se disparó durante marzo. Las compras de dólares del BCRA, que son parte de una política cambiaria que busca recomponer las reservas para lograr cerrar los números del 2021. Esas operaciones implican emisión monetaria y en lo que va del mes llegó a los 66.238 millones de pesos. Mucho más que los 16.000 millones de pesos netos (contando a las operaciones con el Tesoro) de febrero y los casi 13.000 millones de enero.

Además de la interrupción temporal del financiamiento al Tesoro, enero y febrero trajeron otra novedad en lo monetario: creció el pago de intereses de Leliq y Pases. En el primer bimestre del 2021, los intereses devengados totalizaron 159.008 millones de pesos (en los primeros días de marzo se sumaron otros 30.000 millones de pesos, en línea con el nuevo ritmo de este devengamiento).

Eso implicó un crecimiento de 74,3% respecto al mismo período del año pasado. Es decir, un crecimiento en términos reales de 24,9% de los intereses que pagaron los pasivos remunerados, en comparación con el primer bimestre del 2020, según la inflación promedio de 39,6% que se desprende del IPC Nacional publicado por el Indec.

Se trata de un crecimiento fuerte por parte de este canal de la emisión monetaria, que ocurre por el incremento acelerado del stock de pasivos remunerados que se dio durante el 2020, a la luz del shock pandémico. La suba inevitable del gasto fiscal, para intentar sostener a los hogares y empresas vía IFE y ATP, llevó al BCRA a multiplicar los envíos al Tesoro. Luego esterilizó vía Leliq y Pases. Por eso, hoy, esa ventanilla es la que explica la mayor parte de la emisión.

Durante los primeros días del 2020, el stock de pasivos remunerados totalizaba 1,4 billones de pesos. Ahora, llegó a 2,9 billones de pesos. Más del doble. Ese crecimiento implicará un mayor devengamiento de intereses a lo largo del 2021. En ese sentido, la pregunta es cómo hará el BCRA para, sin subir la tasa de interés, continuar esterilizando por ese lado.

 

BAE