El 25% de Oberá carece de agua potable y alertan que la inflación y el congelamiento de tarifas complica las inversiones en la CELO

En la ciudad donde hay un parque termal con una perforación al Acuífero Guaraní que costó millones de pesos, unos 20 mil obereños no tienen conexión a la red de agua potable, según confirmó el propio presidente de la CELO, Pedro Anderson.

“Hace 26 meses que estamos e hicimos 40 obras de agua potable, por supuesto que no alcanza y no llegamos a todos”, manifestó Pedro Anderson, el presidente de la CELO (Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá), quien defendió la gestión de la actual comisión directiva, pero admitió que 1 de cada 4 familias obereñas no tiene acceso a la red de agua potable y debe abastecerse por cisternas, mangueras o canillas públicas.

Asimismo, Anderson aclaró que los fuertes aumentos de los insumos y las tarifas congeladas –por orden de Nación- atentan contra las inversiones en los servicios esenciales que presta la CELO.

“Antes una carga que traía 6 km de caños, es decir, mil caños, valía $1,7 millones. Hoy vale $4,2 millones. Con una tarifa planchada en luz y agua, desde hace más de un año. Esto influye porque los costos aumentan”, manifestó el funcionario al canal Misionescuatro.


Según Anderson, actualmente, en 5 obras “compartimos con el municipio”, que aporta “$2 millones por mes, en la canilla pública”. El jefe de la CELO explicó que hay familias que no tienen acceso a la red de agua potable pero se abastecen con las canillas públicas y “hay otra gente que tiene por servidumbre”. En este último caso, son familias que están a unos 200 metros o menos de la red de agua y se conectan por mangueras.

Consultado sobre este tema, Anderson admitió que “hay un faltante de 20 mil habitantes que no acceden directamente a la red de agua potable. A un 25% de la ciudad de Oberá, le falta el agua potable (de) las redes. Hay loteos nuevos sin agua y sin energía”, remarcó.


Para Anderson, este verano, hubo pocos cortes de luz en Oberá. Y esto se debe a los 12 deliveris de energía de la empresa Secco. “Son 12 generadores, que producen 15 megas, más la Rosalita, que produce 20 megas”, informó el funcionario, añadiendo que cada generador consume 250 litros de gasoil por hora.

En cuanto a las soluciones de fondo a los problemas de electricidad de Oberá, Anderson se explayó así: “Se habla mucho de la línea 132, de San Isidro – Alem – Oberá, el anillado sur. Hoy la gente de EMSA trabaja en el norte, Andresito e Irigoyen, que tiene los mismos problemas. Nosotros estamos en la dulce espera porque es una obra muy grande que hace el gobierno nacional”, sentenció.

“La línea de 500 llega hasta Posadas. Se habló de un proyecto de tendido de una línea de 500 hasta Fracrán, pero eso quedó en un proyecto”, remató Anderson, recordando una fallida iniciativa del ex Secretario de Energía de la Nación, el misionero Serio Lanziani.

 

Misionescuatro