Vive detrás del parque termal pero no tiene agua y debe caminar 300 metros con baldes todos los días

Francisca Sequeira, una mujer de 70 años, vive en el barrio kilómetro 11, detrás del Parque Termal y cerca de la planta potabilizadora de la CELO, pero así como sus vecinos, carece de red de agua potable. Dos veces por día camina 300 metros con dos baldes de agua por la ex ruta 14.


La anciana, que vive con un hermano discapacitado, relató al portal Misionescuatro que debe realizar este trayecto todos los días, ya que la zona no cuenta con agua potable y desde el municipio han argumentado que es una obra muy costosa. 

Los vecinos de la zona carecen de red de agua, pero a pocos metros se encuentran las “Termas de la Selva”, obra que implicó hacer una perforación de más de 1 mil metros hasta la tercera reserva de agua más importante del mundo (Acuífero Guaraní), y cuya infraestructura se estima que costó unos 15 millones de pesos durante la gestión del intendente anterior. Aún hoy día, el parque es deficitario con sueldos solventados por el estado municipal y una bomba que suele quemarse.

 

“No pensé en llegar a esta edad y tener que acarrear agua, pero si no lo hago, no tengo ni para tomar”, aseguró Francisca.