Beatriz Sarlo declaró que la esposa de Kicillof le ofreció la vacuna: “No acepté porque tengo ética”

Beatriz Sarlo declaró como testigo en la causa que investiga el posible desvío de vacunas contra el coronavirus y señaló a la esposa del gobernador Áxel Kicillof, Soledad Quereilhac: dijo que ella fue quien le ofreció, a través de un editor, recibir la vacuna “por debajo de la mesa”.

“No acepté vacunarme porque tengo ética. A la jueza le voy a dar la información”, dijo Sarlo al ingresar a los tribunales de Comodoro Py para declarar en el Juzgado N°5, de la jueza Capuchetti. Se retiró cerca de las 11:30, sin hacer declaraciones a la prensa, pero LA NACION supo de fuentes judiciales que Sarlo relató que fue Quereilhac quien le ofreció la gestión.
“Me ofrecieron la vacuna por debajo de la mesa”, había revelado Sarlo en declaraciones televisivas. Hasta hoy se había negado a revelar la identidad de quien lo había hecho.

Otras medidas de prueba
La declaración testimonial, que había sido solicitada por el fiscal Eduardo Taiano, no fue la única medida dispuesta por la jueza Capuchetti: también citó como testigos a los integrantes de la comitiva que supuestamente se dirigió al Ministerio de Salud a aplicar diez vacunas contra el coronavirus junto con el director del Hospital Posadas, Alberto Maceira.
Sarlo llegó a los tribunales de Comodoro Py pasadas las 10:30. Rodeada de periodistas, dijo que no conoce la causa judicial. Consultada acerca de quién le ofreció la vacuna “bajo la mesa”, contestó que “los periodistas no leen” y afirmó : “Voy a aportar información”.

Candela Ini (La Nación)